ULTIMAS NOTICIAS

Definitivamente los demócratas quieren sacar a Trompo Loco de la Casa Blanca aunque ya esté del lado del timbre de la puerta.  Faltan solo días para que ese cáncer que tuvo este país como presidente se largue definitivamente, pero sus opositores tienen miedo de que el hombre retorne en el futuro como el ave Fenix, porque su derrota no fue un barrido, sino rasante.  71 millones de americanos votaron por él, y aunque ahora los “cuello blanco” que lo apoyaban lo critiquen, al momento en que vean que el hombre tiene posibilidades, lo volverán a apoyar.

 

Probablemente el famoso Impeachment , lo que haga es ayudarlo a convertirse en mártir.  Y de todos modos, aunque si es condenado ya no pueda volver a la política, ahí su hijo, el Jr., que es tan malo o peor que él.

 

Lo que deben hacer los demócratas, es ocuparse de mejorar la educación en el país para que las nuevas generaciones sepan lo que significa el racismo.  Enseñarles que el nacionalismo no está por encima de los valores humanos; y que Estados Unidos no es el centro del universo.  Solo así no se prolongará el pensamiento negativo de gente como Trompo Loco.

 

Trompo Loco pensaba que la política es un juego de naipes de los que se juegan en sus casinos.  Estaba seguro de que se iba a quedar en la Casa Blanca de cualquier manera:  primero creía que contaban con suficientes votos (en lo cual no estaba lejos de la verdad); Segundo, en caso de que se produjera un impase como el de Gore y Bush en el 2000, ya tenía a su favor la mayoría de los jueces de la Suprema Corte y al Senado; y tercero, si esta fallara, contaba con el apoyo de todas las organizaciones supremacistas y conservadoras a quienes él coronó de favores durante su mandato, para quedarse por la fuerza alegando que ganó y le querían robar las elecciones.  Pero el tiro le salió por la culata y le pasó lo que a Chacumbele, que el mismito se mató.

 

Por cierto, llama curiosamente la atención la actitud el presiente de México, López Obrador, con respecto a Trompo Loco.  López Obrador cree, que manteniendo buenas relaciones con el enemigo se obtiene alguna ventaja.  En ese mismo error estaba Peña Nieto.  Después de que Trompo Loco dijo que los inmigrantes mexicanos eran ladrones, violadores y asesinos, lo invitó a visitar México para tomarse un café.  Trompo Loco fue y lo que hizo fue volver a repetir lo mismo, y a anunciar la construcción del muro, que según él pagaría México.

López Obrador accedió a la petición de Trompo Loco de detener las caravanas de inmigrantes centroamericanos. También a dejar en México a las personas que solicitan asilo, lo cual es una violación a los acuerdos internacionales sobre el asunto. ¿Y que le dio Trompo Loco a cambio?  NADA.  Siguió tratando de deportar a los muchachos del DACA; incrementó las normas de inmigración para deportar automáticamente a los inmigrantes; cambió las normas e inmigración para hacer casi imposible la legalización y continuó con su famosa obra del muro parta impedir que los mexicanos entren a Estados Unidos.

El colmo de todo esto es, que López Obrador aún considera a Trompo Loco su amigo.

Señor, con amigos así, los enemigos están de mas.

 

Nos vemos en los próximos Jalapos si la Virgenita lo permite.

 

 

Por Ramón Peralta

Ante el anuncio de que ya tenemos a manos diferentes vacunas para hacer frente a la pandemia del Covid-19, la pregunta que nos hacemos es, cuándo esas vacunas estarán disponibles para inmunizar a los mas pobres y por supuesto a los inmigrantes.

Para muchos la pregunta no tiene sentido, sobre todo para aquellos que dan por sentado que la democracia es un sistema político donde prima la igualdad para todos sin distinción de clase o status social. Tal concepción es introducida como si fuera una creencia religiosa en los sectores mayoritarios de las capas bajas por los medios que usa el sistema aun cuando en la práctica se lleva a cabo todo lo contrario. Aquí en Estados Unidos, que se considera la democracia por excelencia, existen disparidades económicas que dejan mucho que desear y que conducen en la práctica a políticas discriminatorias cuando se trata de  asuntos sociales, como la educación, la salud, la vivienda, el empleo, etc.

El momento presente de la pandemia ha puesto al desnudo esa realidad. Los datos nos revelan, que la proporción de afectados y de muertos han tocado mayoritariamente a los sectores bajos de la sociedad, que pertenecen a los afroamericanos, hispanos y nativos mas que a ningún otro grupo. De esa manera vemos como el número de muertos entre los negros es el doble que el de los blancos, y el de los hispanos ha sido 1.5 veces mas. Las razones son obvias. Estos sectores son los que carecen, por razones económicas, de los servicios de salud mas elementales, ya que, sus recursos no les permiten acceder libremente a unos servicios de salud controlados por el sector privado y con costos y precios sumamente elevados. Las instancias en que afroamericanos e hispanos han muertos al ser rechazados a los cuidados contra el covid-19 han sido múltiples.

No hay que olvidar, que el rechazo se ha debido a que la mayoría de las capas bajas carecen de los seguros privados  que  son los que determinan que una persona pueda recibir o no los servicios adecuados de salud que necesita. Esa es la razón que ha motivado que en los últimos años algunos sectores políticos estén insistiendo en la necesidad del acceso gratis a los servicios de salud, ya que se calcula que entre 30-40 millones de norteamericanos carecen de tan preciado servicio. Precisamente, los efectos de la pandemia han puesto de manifiesto esta realidad, poniendo en juego las vidas de miles de ciudadanos cuyas comunidades no tienen acceso a los servicios de salud. El gobernador del estado de Nueva York, Mario Cuomo, se hizo eco de esta situación al expresar que “las pruebas de coronavirus estaban mas disponibles en comunidades blancas y ricas, pese a que la tasa de infección eran mas altas en zonas negras, hispanas y pobres.”

En el mismo orden, el criterio que la administración Trump ha establecido para distribuir las vacunas en cadenas farmacéuticas y hospitales,  instituciones privadas cuyo fin es el lucro económico y de poco acceso a los sectores pobres, los que tradicionalmente han sido discriminados, es un indicativo de que las vacunas no serán fácilmente accesibles a los pobres y a los grupos de inmigrantes que caen dentro de esta categoría. No hay lugar a dudas, que si las vacunas se distribuyen como se ha anunciado, los sectores pobres seguirán sufriendo los efectos de la terrible pandemia con su secuela de muertes y destrucción familiar.

 

 

 

 

 

 

 

Por Ramón Peralta

En el momento de escribir estas líneas se está llevando a cabo el asalto al Congreso de Estados Unidos por turbas convocadas por el Presidente Trump para que se detuviera la finalización del proceso electoral en la sala del Congreso.  Mi primera impresión fue de indignación pero no de sorpresa. Indignación, porque nunca pensé que una acción de este tipo pudiera ocurrir en el mismo centro de gobierno de la nación, cuyos gobiernos han estado proclamando y enarbolando en todo el mundo, que esta es la tierra por excelencia de la democracia, la libertad y el derecho. Por otro lado, porque se trata de una acción que creo no tiene precedente en la historia americana.   

Sin embargo, el hecho no me tomó por sorpresa porque desde que concluyeron las elecciones del pasado noviembre, el derrotado candidato y actual Presidente, Donald Trump, ha estado proclamando que las elecciones fueron ilegítimas y que les fueron robadas. Debido a esto,  ha persistido en llamar a sus seguidores a protestar para forzar a las diferentes instancias que legitiman el proceso a desconocer los resultados, aún a costa de violar los principios que  sustentan el sistema.

Como consecuencia de esos llamados de Trump fue que se produjo la manifestación en Washington, que una vez concluida, sus manifestantes se dirigieron como turba sin control al asalto de la cede del Congreso como si se tratara de un comercio o edificio cualquiera. El espectáculo provocado por las turbas no pudo ser mas bochornoso e indignante para aquellos, entre ellos algunos Republicanos, que se jactan en proclamar que este país es el non plus ultra y el altar de la democracia mundial.

Otro elemento que me llamó la atención fue, como los seguidores de Trump penetraron al Congreso y permanecieron en el recinto haciendo lo que le vino en gana sin que se produjera una reacción policial inmediata. Esa pasividad policial estuvo en contraposición de lo que ocurrió hace algunos meses cuando se llevaron a cabo en todo el país las protestas en contra de los abusos policiales. En aquel entonces y también, cuando el Presidente Trump se le ocurrió  de manera grotesca y burlona, presentarse con una biblia enfrente de una iglesia, los cuerpos policiales se hicieron presente de inmediato y los gases lacrimógenos, las golpeaduras y las detenciones no se hicieron esperar. En ese sentido, fue contraproducente y chocante ver como miembros de la turba después de romper ventanas y puertas se paseaban por los pasillos y las salas del Congreso, como si estuvieran en un parque cualquiera y como dice el refrán “Como Pedro por su casa”.  Algunos penetraron oficinas, entre ellas la de Nancy Peloci, Vocero de la Cámara Baja. En esa oficina hubo uno que ocupó el asiento y subió sus pies en el escritorio como si estuviera en un lugar cualquiera.

Lo mas penoso del espectáculo y la grotesca acción es, que  todavía hay miles de norteamericanos y medios noticiosos que consideran que tanto Trump,  como los maleantes que llevaron a cabo la acción tenían pleno derecho en hacerla.

No hay que ser un politólogo para concluir, que el hecho vandálico en el Congreso es un golpe moral a la democracia americana y sus líderes, que constantemente se mantienen interfiriendo en los asuntos de otros países con el propósito de restablecer la “democracia” que hoy es usurpada en su propio territorio. Pero no otra cosa se podía esperar en la conclusión de un período presidencial, encabezado por un señor, que siempre manejó la presidencia como si fuera un negocio y cuyo fin era el culto a si mismo, salpicado por la ignorancia y el desconocimiento cabal de los principios constitucionales.

Sin lugar a dudas, la acción que hoy ocurrió en el Congreso pone de luto a la democracia americana.

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado viernes un juez federal de California detuvo por el momento el macabro paquete de restricciones contra el asilo propuesto por el saliente presidente de los Estados Unidos Donald Trump, las que entraría en vigente el próximo lunes 18 de enero, pocos días antes del cambio de administración.

El juez federal James Donato con sede en San Francisco, decidió que al ser nombrado de manera inconstitucional el ex director del Departamento de Seguridad Interna Chad Wolf, los cambios propuestos por el incluyendo los cambios en contra de personas pidiendo el asilo no son legales, criterio que han utilizado también contra otros cambios propuestos por la administración Trump.

Sostuvo que la esperanza es por ahora mientras asume el cargo la nueva administración del presidente electo Joe Biden, no quieran continuar con esa demanda, para el endurecimiento de las regulaciones contra los asilados.

Consideró que esa decisión es importante, porque podría tomar muchas semanas o meses, para que el nuevo gobierno pueda realizar cambios en las regulaciones, pero debido a las demás y la decisión de Biden de no apoyar los cambios, no tomaran vigencia y los solicitantes de asilo pueden respirar un poco mas aliviados.

“Las regulaciones propuestas iban a limitar hasta más fuerte los tipos de persecución y la gravedad de las amenazas por las cuales una persona puede solicitar y obtener el asilo, por ejemplo para las personas que tienen miedo de las pandillas que son la mayoría de las aplicaciones de Centroamérica, además iban a investigar otras cosas sobre las personas pidiendo el asilo como si habían pagado impuestos y también sus antecedentes penales, aunque menores, en conclusión era un fuerte ataque en contra de los solicitantes de asilo que gracias al criterio de este juez no entrarán en vigencia”. Agregó 

 

BUENA DECISIÓN A FAVOR DE REFUGIADOS

 

También el pasado viernes la corte de apelaciones de Virginia decidió a favor de los refugiados y en contra del gobierno de Trump que ha tratado de bloquear la entrada de refugiados al país. 

La corte falló a favor de los grupos pro refugiados y estuvo de acuerdo en que esta es una decisión federal bajo la ley de refugiados de 1980 y no permite que los gobiernos locales interfieran, esta es una decisión a favor de los refugiados y del gobierno federal y su derecho a que los Estados Unidos mantenga su reputación como un país abierto que da la bienvenida a los inmigrantes y refugiados y no permite que sectores pequeños de racistas en ciertas áreas locales discriminen en contra de ellos.

 

TODOS CON FE EN CAMBIOS POLÍTICOS, PERO HAY QUE INSISTIR Y LUCHAR

 

En pocos días será el cambio del gobierno con Biden reemplazando a Trump, es importante que, aunque tenemos fe de que habrá cambios importantes a favor de los inmigrantes y sobre todo en eliminar la política y filosofía racista y antiinmigrante del gobierno de Trump, debemos seguir exigiendo que Biden cumpla con su promesa de ayudar a los inmigrantes y promueva una clase de reforma en los primeros cien días de su gobierno.

Aunque tenemos fe también debemos actuar, en los próximos días estaremos haciendo campañas para pedir al nuevo gobierno de Biden y nuevo director de Seguridad Interna y Departamento de Justicia que promuevan acciones que ayuden a los inmigrantes por ejemplo creando un camino a la ciudadanía para los del DACA y una reforma comprensiva que proteja al resto de los indocumentados.

Vamos a estar haciendo publicidad en los próximos días de cómo uno puede enviar cartas, correos electrónicos, y unir con otras campañas para demostrarle al nuevo presidente que es importante que cumplan con su promesa de campaña de JUSTICIA PARA LOS INMIGRANTES.

¡¡¡¡¡¡¡Si se puede!!!!!!!

 

Richard Kessler, es un Abogado con 40 años

de experiencia, especialmente en el área de Inmigración.

Si necesita una consulta por favor llame al (616) 235-4577 local

1(800) 235-4522 larga distancia o visite nuestra página en

Internet www.lawkessler.com

 

 

Dice un viejo dicho que hay gente que, cuando no mete la pata en la entrada, la mete a la salida.  En el caso de Trompo Loco, ha sido diferente, éste metió la pata antes de entrar, a la entrada, adentro y en la salida. 

Comenzó su campaña en el 2015 insultando a todo el mundo, presentándose como el supremacista blanco que es, pero los republicanos votaron por él para que fuera candidato. 

En la campaña se presentó como un Hitler que iba a deportar a todos los inmigrantes, pero a los republicanos les gustó el discurso y volvieron a votar por él, y así el hombre llegó a ser presidente. 

Como mandatario, fue peor que un capitán de barco negrero, nombró y despidió a decenas de secretarios de estado, como si fueran trabajadores de factorías que se reemplazan de la noche a la mañana, y los republicanos siguieron apoyándolo. 

Ahora al final, pierde las elecciones y dice que ganó, y todavía lo siguieron respaldando hasta que se vieron chiquitos cuando la turba entró al capitolio.  Ahora los republicanos, mas asustados que un gato en la carretera, dicen que no lo apoyan.

 

Después de los disturbios en el Congreso, casi todos los legisladores republicanos le quitaron el apoya al presidente, excepto unos dos o tres entre los que se encuentra Ted Cruz, el senador de Texas cuya vergüenza era verde y se la comió un burro.  Durante la campaña por la nominación presidencial en el 2015, Trompo Loco dijo que la esposa de Cruz era una cualquiera y que le había puesto los cuernos.  El legislador se enfadó y le dijo hasta Burro Mocho a Trompo Loco, pero después que este se hizo presidente, salió como auténtico lambón a ponerse a sus pies.

Esperamos que después de esta no vuelva a ser electo ni para manejar autobuses de turistas al Congreso.

 

Trompo Loco, cuando se vio con la soga al cuello el miércoles, se puso como corderito.  Dijo que reconocía la decisión del Congreso y que garantizaría una transición pacífica, pero no dejó de repetir: “¡Yo gané, me robaron las elecciones!”.

 

Hablando de soga al cuello, los turberos que asaltaron el Congreso pusieron una ahorca de las que se usaban antes para ejecutar a los traidores, frente al capitolio.  Lo mas seguro es que era para Mike Pence y por eso fue el primero que salió corriendo.

¡Dicen que los baños del Congreso estuvieron mas ocupados que nunca!

 

Algunos congresistas, en especial la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, están pidiendo que se le aplique a Trompo Loco la enmienda 25 que consiste en destituir al presidente por incapacidad mental. ¿Ahora?  Eso debieron haberlo hecho los republicanos antes de dejar que participara como aspirante a la nominación en el 2015.  Todo el mundo sabía que el hombre es un loco de remate.

 

Si le aplican la enmienda 25 a Trompo Loco, tienen que condenar por sublevación Ted Cruz y otro senador cara de mosquito quienes justificaron las turbas diciendo que era “la forma del pueblo expresarse”. ¡Que barbarazo!

 

Nos vemos en los próximos jalapos si la Virgencita lo permite.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Andrés Abreu, Ramón Peralta,. Lupe Montigny y Daniel Castro, comentan sobre las recientes elecciones.

FOTO NOTICIAS