ULTIMAS NOTICIAS

Por Ramón Peralta

Dos elecciones en los primeros años de este siglo han sido decididas por los candidatos que obtuvieron menos votos, dando lugar al cuestionamiento de las bases en que se soporta la democracia americana cuando se supone que este sistema de gobierno descansa en el voto de las mayorías. La razón de este contrasentido se debe al mecanismo político de los llamados colegios electorales, que quedó sellado en el establecimiento de la primera constitución. A continuación veamos un poco de su historia y así conocer su origen.

Entre los problemas que confrontaron mas debates entre los miembros de la constituyente, reunidos en Philadelphia, fue, cuál sería el proceso a seguir para elegir el presidente del país. Los debates se extendieron debido a las diferentes opiniones en quiénes descansaría la decisión de elegir el presidente. Tres opciones se presentaron: 1)Que el presidente fuera elegido por el congreso; 2)Que fuera elegido por las legislaturas de los estados y 3)Por el voto popular.

Los que propusieron que fuera elegido por el congreso, descansaban su argumento en el hecho de que no podía ser el pueblo porque en su generalidad desconocía el carácter y las cualificaciones que requería dicho cargo. Uno de los principales sostenedores de esta propuesta fue Thomas Jefferson. Otros sostenían que no podía ser el congreso porque de hacerlo así, el presidente corría el peligro de convertirse en un servil del congreso y también, amenazaría con debilitar el concepto del balance de los poderes. Hubo quienes consideraron que de seguir ese proceso podría conducir a que el presidente asumiera poderes extraordinarios y abriera las puertas para convertirse en un tirano.

Los sostenedores de la segunda propuesta, es decir, que fuera elegido por las legislaturas de los estados, consideraban que esta era una buena idea, ya que, fortalecía el concepto de un gobierno federal. Otros se opusieron porque eso podía conducir a elegir un ejecutivo débil, que daría lugar a que los estados manipularan su poder.

La última y tercera propuesta, que fuera elegido por el pueblo, era favorecida por aquellos que consideraban que el ejecutivo era el guardián del pueblo y que éste tenía el derecho de elegirlo directamente. Esta alternativa no fue vista por buenos ojos por los estados del Sur, que veían que esa propuesta no les favorecía, debido al hecho de que tenían una gran población esclava y eso los ponía en desventaja con los demás estados, ya que los esclavos no tenían el derecho de votar.

Como se puede notar, había entre los miembros fundadores una posición escéptica hacia lo que era el pueblo aun cuando todos decían representarlo.

Debido a que la constituyente no llegaba a ningún acuerdo, se decidió buscar otras alternativas para la elección del presidente. En ese momento fue cuando se presentó la opción de los colegios electorales, que consistía en crear un sistema de electores en el cual tanto los estados y el pueblo ayudarían a elegir el presidente. De acuerdo a sus proponentes, este proceso aseguraría que una persona calificada asumiría la presidencia. Al final, con la decimo segunda enmienda quedaron ratificados los colegios electorales, que elegirían al presidente y al vice-presidente, y si estos quedaban empate, la última decisión sería tomada por la Cámara Baja.

En ese sentido, a cada estado se le asignarían electores de acuerdo al número de sus senadores y miembros de la Cámara Baja, los que varían de acuerdo al número de sus pobladores de acuerdo al censo. Los líderes de los partidos seleccionan los electores, con la excepción de dos estados. El partido que saque mas votos asume el control total de los votos del estado. Así, el partido ganador suprime el número de los votos del perdedor y por eso no se cuentan en el conteo nacional de votos. Debido a este procedimiento es que resultó, que un partido puede obtener la mayoría de los votos y perder una elección a nivel nacional, como sucedió en el 2000, cuando Alt Gore sacó cerca de un millón mas de votos que George Bush y perdió las elecciones. Lo mismo ocurrió en el 2016, cuando Donald Trump ganó las elecciones a pesar de sacar 3 millones de votos menos que Hillary Clinton. En las presentes elecciones sucedió lo mismo, ya que, Joe Biden aun cuando obtuvo 6 millones de votos mas que Donald Trump, su victoria tardó en ser reconocida a pesar de la gran diferencia de votos.

Esta es la razón que el sistema de los colegios electorales es considerado como anti-democrático, ya que permite la elección de un candidato que no haya obtenido la mayoría de los votos, algo contraproducente a lo que define la democracia como el gobierno de la mayoría. En ese sentido, es tiempo de que se eliminen los colegios electorales para tener un sistema mas transparente, que exprese lo que es en realidad  la voluntad del pueblo, base y fundamento de lo que es la democracia. 

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Andrés Abreu, Ramón Peralta,. Lupe Montigny y Daniel Castro, comentan sobre las recientes elecciones.

FOTO NOTICIAS