ULTIMAS NOTICIAS

Por Ramón Peralta

La pasada semana dos vuelos espaciales, financiados por multimillonarios, arroparon la atención de los medios como es costumbre cuando las novedades de los superricos se dan a conocer. Páginas enteras de los periódicos, espacios televisivos y los ya populares medios sociales, sirvieron de escenarios a los viajes espaciales, primero de Virgin Galactic del multimillonario inglés Richard Brandon, y luego, el de Blue Origin, del multimillonario americano, Jeff Bezos. Hay un tercero que está en espera de realizarse en la nave SpaceX, cuyo propietario es Elon Musk, también poseedor de una elevada fortuna.

Por semanas se cubrieron los detalles de los famosos viajes: presupuestos, costos por personas, características de los vehículos espaciales, número de posibles pasajeros y otros detalles mas. Era lógico que eso pasara por tratarse de figuras del gran dinero y por llevarse a cabo en una sociedad como la americana, donde se rinde culto a estas figuras mas allá de lo normal, ya que, son considerados como los “ejemplos” de lo que se puede lograr cuando se aprovechan las “oportunidades” que la sociedad brinda a todos sus ciudadanos. Se elevan sus virtudes empresariales pero no se dan a conocer los medios de cómo amasaron las fortunas que poseen y las que les permitieron realizar las “hazañas” por las que hoy son exaltados en la sociedad. Por tanto, a nadie se le ocurrió exponer en las páginas de los medios, cuánto gana un trabajador de la multimillonaria empresa Amazon y en la que no se permite un sindicato de trabajadores, y gracias a los que el Sr. Bezos posee su gran fortuna y la que le permite sin ningún problema gastar la suma de $5.5 billones de dólares para realizar su viaje de 10 minutos al espacio, simplemente para demostrar de que se puede vacacionar en esa área.

Una vez retornaron a tierra, los afortunados viajeros de los diez minutos al espacio, expresaron su gran emoción de algo, que estamos seguros, que ni siquiera vieron, ya que, son individuos, que debido a su estatus económico, viven precisamente, en el mundo del espacio ajenos a la tragedia que viven millones de seres humanos apaleados por el hambre y la miseria. Es lógico por tanto, que los afamados multimillonarios prefieran gastar considerables sumas de dinero en satisfacer caprichos personales, que en remediar necesidades imperiosas que enfrentan millones de seres humanos.

Qué se pudo lograr con los $5.5 billones que el Sr. Bezos gastó en su placenteros 10 minutos en el espacio? En primer lugar, pudo haber salvado millones de personas atacadas por el hambre. Se estima que 811 millones de seres humanos padecen de hambre en el mundo. Segundo, pudo ayudar a salir de la pobreza casi a miles  de los seres humanos que viven en la miseria y todas las consecuencias que de ella se derivan. Tercero, ayudar a los esfuerzos  humanitarios que se llevan a cabo en numerosos países como: Nigeria, República Democrática del Congo, Afganistán, Yemen y el Cuerno de África. Cuarto, contribuir al fondo educativo que trata de ayudar a cerca 3 billones de niños que están en riesgo de nunca volver a las aulas si no se produce una urgente intervención. Quinto, ayudar a muchos países en la inversión de energía no renovable y restaurar el ecosistema. Y sexto, contribuir a la plantación de cerca de 5 billones de árboles, que ayudarían a la reserva de agua, reducir el calor y al desarrollo del cultivo de alimentos.  Estas son necesidades urgentes que hoy enfrenta la humanidad y no se hacen avances por falta de presupuesto,  pero éstas no son acciones que despiertan la popularidad y la atención de los medios, y por los que  los hombres del dinero no sienten mucha atracción. Ellos, los multimillonarios, responden a las necesidades de los pobres aportando algunas limosnas, que en la mayoría de los casos el estado se las desvuelve recortándoles sus impuestos.

A pesar de todo, las carreras espaciales de los multimillonarios continuarán en el mundo de la miseria y el hambre.

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: Teresa Hendricks

Andrés Abreu habla con la abogada Teresa Hendricks sobre los trabajadores migrantes.

FOTO NOTICIAS