ULTIMAS NOTICIAS

Por JILL COLVIN

FREELAND, Michigan (EVH/AP) - En medio de una crisis política de su propia creación, el presidente Donald Trump se dirigió el jueves a apoyar una manifestación en el campo de batalla política de Michigan, tratando de superar las revelaciones de que estaba decidido a minimizar el peligro de la coronavirus el invierno pasado a pesar de describirlo en privado como "algo mortal".

Pero la controversia del virus lo siguió. Trump enfrentó un renovado rechazo por parte de los funcionarios preocupados de que sus manifestaciones estén creciendo en tamaño y desobedeciendo las pautas de salud pública destinadas a detener la propagación del COVID-19. Esta semana, el estado de Nevada se convirtió en el primero en echar a pique sus planes de manifestaciones inicialmente establecidas para Las Vegas y Reno. La gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, también ha dado señales de alarma sobre el evento del jueves.

Whitmer dijo en conferencia de prensa hoy que Trump es un peligro para los norteamericanos.

Trump, no prestó atención a las declaraciones de la gobernadora a preguntas de un periodista respondió:

"Escuché que tenemos una gran multitud", dijo Trump mientras abordaba el Air Force One. En cuanto a Whitmer, dijo que ella "debería abrir el estado, abrir las escuelas".

Antes de salir de la Casa Blanca, Trump negó haber mentido a la nación y destacó un aumento en los casos de virus en Europa para afirmar que a Estados Unidos le está yendo bien. "Realmente creo que estamos a la vuelta de la esquina", afirmó.

Trump está lidiando con las consecuencias de un nuevo libro del periodista del Washington Post Bob Woodward. En una serie de entrevistas con Woodward, el presidente habló con franqueza sobre los peligros que representa el virus, incluso cuando los minimizó públicamente, y admitió que había tratado de engañar al público. El libro, basado en entrevistas telefónicas grabadas, ha vuelto a centrar la atención en el manejo del virus por parte de Trump, un tema del que ha tratado de alejarse menos de dos meses antes del día de las elecciones.

"Donald Trump sabía desde el principio cuán mortal es este virus", dijo el candidato presidencial demócrata Joe Biden en una recaudación de fondos virtual. "Lo sabía y lo minimizó a propósito porque lo único que le preocupaba era su reelección, no quería afectar el crecimiento económico".

Los principales demócratas del Congreso, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, establecieron el tema del partido sobre el tema: "Trump mintió y la gente murió".

Pero Trump, respondiendo preguntas en la Casa Blanca, insistió en que "no había mentira" en sus comentarios públicos a menudo desdeñosos sobre el virus en febrero y marzo.

Señaló que tenía viajes limitados desde China, donde aparentemente se originó el virus, "así que, obviamente, exteriormente dije que es un problema muy serio. ... Eso no significa que voy a saltar en el aire y empezar a decir 'la gente va a morir, la gente va a morir' ".

Mientras tanto, Trump está reanudando un programa de campaña agresivo, a pesar de la creciente resistencia de los líderes locales que han expresado su alarma por su insistencia en realizar manifestaciones a gran escala durante una pandemia.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Andrés Abreu, Ramón Peralta,. Lupe Montigny y Daniel Castro, comentan sobre las recientes elecciones.

FOTO NOTICIAS