ULTIMAS NOTICIAS

Ciudadanía y residencia legal

 

El gobierno de presidente Joe Biden dio a conocer el pasado jueves los detalles de su proyecto de reforma del sistema migratorio de los Estados Unidos.  En el mismo, como en los anteriores, se habla del “paso a la ciudadanía” pero esta vez con más objetividad y realismo.

Los medios de comunicación norteamericanos al igual que muchos políticos de Washington parecen no conocer la diferencia entre vivir legalmente en los Estados Unidos y ser ciudadanos de este país.

Para vivir en Estados Unidos como en cualquier otro país del mundo no es necesario naturalizarse, es decir, hacerse ciudadano de esa nación.  Inmigrar no significa querer abandonar la nacionalidad del país donde se nace, sino vivir en otro que le brinde mas oportunidades sin dejar su nacionalidad natal.

La mayoría de los inmigrantes latinoamericanos, especialmente los mexicanos, no quieren ser ciudadanos americanos, quieren simplemente estar legalmente en este país sin el temor de ser deportados.  Esta gente no necesita un paso a la ciudadanía sino simplemente regularizar sus estatus.

Aunque parezca mentira, esa confusión tiende a exacerbar los sentimientos nacionalistas de muchos americanos y es utilizada por los racistas para promover la idea de que el país está siendo entregado pacíficamente a México. ¿Por qué?  Porque piensan que si se hacen ciudadanos tienen derecho a votar y en consecuencia a incidir en la vida política de la nación.

La nueva propuesta inmigratoria, es más específica en estos aspectos y deja a la decisión de los inmigrantes la opción de aplicar a la ciudadanía luego de regularizar su situación legal en el país.

Por otro lado, en los anteriores proyectos de reforma, se ponía requisito para recibir la legalización del estatus a los inmigrantes indocumentados, el hablar inglés.  A nuestro entender, una muestra mas de la ignorancia en cuanto a la diversidad de los redactores y legisladores de esas piezas jurídicas. No es nada extraordinario hablar diferentes idiomas en un solo país.  La mayoría de las naciones del mundo tienen múltiples idiomas y de hecho, en Estados Unidos hay múltiples comunidades que hablan su idioma natal.  En el sur de la Florida el idioma español es casi común, en el barrio chino de New York son también comunes las lenguas orientales.  No hay ninguna razón para que se exija a una persona que simplemente está pidiendo que se le permita vivir en el país, que hable inglés.

Los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, los cuales se estiman en mas de 11 millones, tienen ahora la mejor y probablemente la única, oportunidad de legalizar su estatus migratorio. 

Por primera vez desde el año 2010 existen condiciones satisfactorias en el Congreso para que la reforma sea aprobada.  El Partido Demócrata tiene la mayoría en la Cámara de Representantes y un empate en el Senado que puede romper a su favor con el voto de la vicepresidente Kamala Harry.  Esperamos que algunos republicanos hagan conciencia de esta necesidad y la apoyen; y que ningún demócrata se abstenga y rompa la mayoría lograda.

Los inmigrantes indocumentados no están pidiendo que los conviertan en ciudadanos, sino que se les permita vivir y trabajar con dignidad y sin miedo, porque contrario a lo que decía el presidente anterior, no son violadores ni asesinos, sino trabajadores.

 

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Entrevistas con El Vocero Hispano: Mitos de las vacunas contra el COVID-19

FOTO NOTICIAS