ULTIMAS NOTICIAS

Las nuevas caravanas

 

“Muchas personas empezaron a reunirse este lunes (29 de marzo) en la noche en el norte de Honduras, con el fin de crear una caravana para salir juntos rumbo hacia Estados Unidos.”

Así dice un despacho de prensa de “France 24”, una agencia de noticias francesa, porque la noticia de las caravanas de inmigrantes es algo que está recorriendo el mundo, y como mal común en todas las latitudes, se asocia con las vicisitudes de todos los inmigrantes del planeta que huyen del hambre y la ausencia de esperanzas.

Por otro lado, la Associate Press en un despacho titulado: “EE.UU cuestiona arrestos de exfuncionarios en Bolivia”, dice que el Secretario de Estado Anthony Blinkeng “está preocupado por el creciente “comportamiento antidemocrático y la politización del sistema legal en Bolivia luego de los arrestos de funcionarios del gobierno interino del país”.

Parece que el Secretario de Estado norteamericano vivía en otro planeta cuando los funcionarios, ahora arrestados, en noviembre del 2019 obligaron al presidente Evo Morales a renunciar al cargo bajo la amenaza de matar a toda su familia. Ni cuando Janine Añez, entró al palacio con una biblia en la mano, y sin el respaldo de ningún capítulo, artículo o acápite de la constitución de ese país, se declaró presidenta interina.

Tampoco parece haber regresado al planeta tierra el flamante secretario, cuando ese gobierno de facto, no interino como él lo llama, mató a más de 40 personas e hirió a cientos en las manifestaciones contra el golpe de estado.

Si no se enteró de eso, mucho menos de que ese golpe de estado fue orquestado por el Departamento de Estado que él dirige ahora y al que ha pertenecido en varias administraciones.

Bolivia, hasta hace unos doce años, estaba en mismo nivel de pobreza de Haití, el país con la  economía mas deprimente de todo el continente americano.  La administración de Evo Morales, en diez años convirtió a la pequeña nación suramericana en la de mayor crecimiento económico del hemisferio y la de mayor reducción de los niveles de pobreza, de acuerdo a las cifras de la CEPAL, del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.  Pero, sobre todo, del pueblo boliviano que vio de repente la comida en su mesa como no la veía antes.

Ese tipo de comportamiento de los Estados Unidos hacia Bolivia, ha sido el mismo hacia todos los países de América Latina desde hace siglos, y es el único responsable de que ahora los pueblos cuyo futuro este país destruyó, se vean obligados a huir hacia donde brille mas el sol de la esperanza.

Honduras, desde principios de siglo xx fue una finca propiedad de tres grandes compañías bananeras norteamericanas llamadas United Fruit Company, Standard Fruit Company y Cuyamel Fruit Company.  Tres empresas que utilizando los lobbies en el Congreso de Estados Unidos se agenciaron el mantenimiento de gobiernos serviles a sus intereses en el pequeño país centroamericano.

Los intentos por modernizar el país y mejorar las condiciones de vida de los hondureños, fueron frustrados por cúpulas militares al servicio de las industrias bananeras, como el golpe de estado a Villeda Morales en el 1963.

Durante la administración Ronald Reagan, Honduras fue utilizada como base militar para derrotar el gobierno sandinista de Nicaragua.

Después de décadas de gobiernos corruptos apoyados por los Estados Unidos, Honduras al comienzo del nuevo siglo se encaminaba hacia un proceso de integración económica regional con otros gobiernos de América Latina, mediante intercambios comerciales que favorecían directamente a las clases mas pobres y necesitadas del país.  Uno de esos intercambios era de productos agrícolas por petróleo con Venezuela y de médicos para atender a los sectores vulnerables, con Cuba. Eso ocurrió durante la administración de Manuel Zelaya del 2006.

Pero como Zelaya había incorporado a Honduras dentro de los acuerdos interamericanos del ALBA, que no responde a los intereses de Estados Unidos, los sectores de la ultraderecha con el apoyo de la oligarquía tradicional de Honduras y el visto bueno del departamento de estado norteamericano, le dieron un golpe de estado a Zelaya.

Aunque la administración del presidente norteamericano, Barack Obama, condenó el golpe, detrás se cocinaron otros aperitivos.  La entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, formó una comisión integrada por los congresistas cubanos de la ultraderecha de Miami para “mediar” en la crisis, dejando como resultado a Honduras en manos de gobiernos corruptos.

La pobreza en Honduras ha alcanzado niveles alarmantes en los últimos diez años y en consecuencia ahí tenemos las caravanas.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Entrevista con Ana José, de la Cámara Hispana de Ciomercio del Oeste de Michigan.

FOTO NOTICIAS