ULTIMAS NOTICIAS

WASHINGTON (AP) — Un reporte de la mayoría demócrata en la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado de Estados Unidos detalla los extraordinarios esfuerzos de Donald Trump para anular los resultados de la elección presidencial de 2020, que él perdió, con el Departamento de Justicia llevado al borde del caos y altos funcionarios allí y en la Casa Blanca amenazando con renunciar.

El reporte describe cómo el entonces presidente republicano trató de revertir los resultados de la votación e imponer su voluntad sobre el Departamento, pidiéndoles a los líderes que declararan “corrupta” la elección. Sus acciones casi llevaron a una rebelión en el Departamento, que amainó solamente luego de que altos funcionarios advirtieron de una renuncia en masa.

Durante una reunión en la Casa Blanca, Trump ponderó reemplazar al secretario de Justicia interino, Jeffrey Rosen, con el subsecretario interino Jeffrey Clark, diciéndole a Rosen: “Algo que sabemos es que tú, Rosen, no va a hacer nada para anular la elección”. Clark se había mostrado más favorable a las afirmaciones de fraude electoral de Trump, pese a que los resultados fueron certificados por funcionarios republicanos, que las cortes rechazaron las impugnaciones legales y que el exsecretario de Justicia de Trump, William Barr, dijo que el demócrata Joe Biden ganó limpiamente.

Varios funcionarios en la reunión de tres horas le dijeron a Trump que renunciarían si él colocaba a Clark a cargo del Departamento. De acuerdo con testigos entrevistados por personal de la mayoría en la Comisión senatorial, el asesor legal de la Casa Blanca Pat Cipollone se refirió a una carta de Clark presionando a funcionarios en Georgia a convocar una sesión legislativa especial sobre los resultados electorales como un “pacto de asesinato-suicidio” y Cipollone amenazó con renunciar.

Richard Donoghue, entonces segundo de Rosen, dijo que “de ninguna manera” firmaría esa carta o “nada remotamente parecido”. Donoghue declaró a la Comisión que le dijo a Trump que todos los asistentes del secretario de Justicia y quizás varios fiscales federales y otros altos funcionarios del Departamento renunciarían en masa si el presidente reemplazaba a Rosen con Clark.

WASHINGTON (AP) — El Departamento de Justicia de Estados Unidos está dispuesto a entablar demandas contra los contratistas del gobierno y otras empresas que reciben dinero federal si no informan de las vulneraciones sufridas por sus sistemas cibernéticos, declaró el miércoles la segunda funcionaria en dicha agencia.

La subsecretaria de Justicia, Lisa Monaco, dijo que el Departamento está preparado para emprender acciones legales en virtud de un estatuto llamado Ley de Reclamaciones Falsas contra los contratistas que hagan mal uso de los dólares federales al no revelar las intrusiones informáticas sufridas o al tener estándares deficientes en tecnología. El Departamento de Justicia también protegerá a los denunciantes que revelen esos problemas.

“Durante demasiado tiempo, las empresas han optado por el silencio bajo la creencia errónea de que es menos riesgoso ocultar una intrusión que presentarla y reportarla. Pues bien, eso cambia hoy”, dijo Monaco.

La acción, revelada durante la Cumbre Cibernética de Aspen, es parte de un esfuerzo más amplio del gobierno del presidente Joe Biden para incentivar a los contratistas y las empresas privadas a compartir información con el gobierno sobre los hackeos y reforzar su seguridad digital.

Las autoridades han dicho repetidamente la necesidad de una mejor participación del sector privado a medida que el gobierno se enfrenta a los ataques de ransomware, que en el último año se han dirigido contra la infraestructura crítica e importantes corporaciones.

La medida subraya hasta qué punto el gobierno considera que los ciberataques no sólo son perjudiciales para una empresa individual sino también para la ciudadanía estadounidense en general, especialmente dados los recientes ataques contra un oleoducto y una importante planta procesadora de carne.

“Cuando aquellos a quienes se les confían dólares del gobierno, a quienes se les confía trabajar en sistemas gubernamentales delicados, no cumplan con los estándares de ciberseguridad requeridos, vamos a perseguir ese comportamiento y aplicar multas muy considerables”, advirtió Monaco.

Monaco también anunció la creación de un nuevo equipo de expertos en criptomonedas dentro del departamento enfocado en combatir el lavado de dinero, ataques de ransomware y a los hackers que los realizan.

SAN DIEGO (AP) — Las admisiones de refugiados en Estados Unidos descendieron a su menor nivel histórico durante el año fiscal 2021, a pesar de la promesa del presidente Joe Biden de revertir los fuertes recortes efectuados por el gobierno de Donald Trump, según cifras obtenidas por The Associated Press.

Se permitió el ingreso a Estados Unidos de un total de 11,445 refugiados durante el año fiscal que concluyó el jueves, según una persona con acceso a la información y que habló a condición de guardar el anonimato porque carece de autorización para dar a conocer la cifra.

Ese número no incluye a las decenas de miles de afganos traídos a Estados Unidos cuando las tropas estadounidenses se retiraron de Afganistán tras 20 años de guerra. Se permitió que muchos de esos afganos ingresaran a territorio estadounidense bajo un estatus legal distinto, conocido como permiso condicional humanitario, razón por la cual que no están incluidos en el conteo total de refugiados.

Aun así, la cifra deja ver los desafíos que enfrenta Biden para revertir las restrictivas políticas de admisión de refugiados implementadas por el gobierno de Trump, que fueron aplicadas al programa dentro de una campaña más amplia para reducir la inmigración legal e ilegal a Estados Unidos.

El presidente determina el tope nacional a la admisión de refugiados en cada año fiscal, que va del 1 de octubre al 30 de septiembre. Biden no asumió la presidencia sino hasta casi cuatro meses después de que comenzó el año fiscal.

El Departamento de Estado no respondió de momento a una solicitud de comentarios sobre la cifra.

El total de 11,445 admisiones de refugiados está muy por debajo del tope de 62,500 para el año fiscal 2021 que Biden estableció en mayo. También está por debajo del mínimo histórico de 15,000 que Trump había establecido inicialmente para el año.

WASHINGTON (AP) — En contraste con la política del gobierno del expresidente Donald Trump, el Departamento de Estado reveló el martes el número de armas nucleares en su arsenal.

Señaló que esto ayudará a los esfuerzos globales por controlar la circulación de dichas armas.

El número de armas estadounidenses, tanto aquellas en estado activo como las almacenadas, era de 3.750 en septiembre de 2020, informó la dependencia federal. Esta cifra es inferior a las 3.805 registradas un año antes y a las 3.785 de 2018.

Apenas en 2003, Estados Unidos tenía un total de 10.000 armas nucleares. Alcanzó su mayor cantidad en 1967 con 31.255.

La última vez que el gobierno de Estados Unidos dio a conocer el número de armas en su arsenal fue en marzo de 2018, cuando el total era de 3.822 en septiembre de 2017. Eso fue a principios del gobierno de Trump, que posteriormente mantuvo en secreto las cifras actualizadas y rechazó una solicitud de la Federación de Científicos Estadounidenses (FAS) para desclasificar los totales.

“Volvamos a la transparencia”, comentó Hans Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear de la FAS. Aseguró que el gobierno del presidente Joe Biden hizo bien en revertir la política de su predecesor.

Además, Kristensen señaló que revelar el arsenal ayudará a los diplomáticos estadounidenses en las negociaciones sobre el control de armas y en la conferencia del Tratado de No Proliferación Nuclear del próximo año, en la que se revisará el compromiso de desarme asumido por las potencias nucleares que han firmado el tratado, incluido Estados Unidos.

El gobierno de Biden está llevando a cabo una revisión de la postura y la política en materia de armas nucleares que se espera esté terminada a principios del próximo año.

En la Conferencia de Desarme del pasado mes de febrero en Ginebra, el Secretario de Estado Antony Blinken dijo: “El Presidente Biden lo ha dejado claro: Estados Unidos tiene el imperativo de seguridad nacional y la responsabilidad moral de reducir y eliminar con el tiempo, la amenaza que suponen las armas de destrucción masiva.”

WINDSOR, Canadá (AP) — El cruce fronterizo de mayor tránsito entre Canadá y Estados Unidos reabrió por completo el lunes por la tarde después de una investigación policial sobre posibles explosivos encontrados dentro de un vehículo.

La policía informó que detuvo a una persona con relación a la pesquisa que obstaculizó el tránsito durante casi siete horas en el Puente Ambassador, que conecta a Detroit con Windsor, Ontario.

Un alto funcionario del gobierno, que habló a condición de guardar el anonimato, dijo que la policía federal no estaba tratando el incidente como un acto de terrorismo ni de seguridad nacional. El Equipo Integrado de Aplicación de la Seguridad Nacional de la Real Policía Montada de Canadá se habría involucrado si se sospechara de un acto de terrorismo.

“Se cree que no hay más personas involucradas en este incidente”, escribió la policía de Windsor en Twitter. “Se cree que es un incidente aislado”.

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá dijo que las operaciones normales se reanudaron poco después de las 5 p.m.

La policía de Windsor indicó que la agencia fronteriza los alertó el lunes por la mañana después de que se encontraron posibles explosivos en un vehículo en la zona de inspección secundaria del complejo del puente, del lado canadiense de la frontera. El tránsito con dirección a Canadá se detuvo aproximadamente a las 10 a.m. La policía comentó que en ningún momento se cerró por completo la circulación desde Canadá hacia Estados Unidos.

Según la policía, el conductor del vehículo quedó detenido y bajo custodia de los servicios fronterizos.

Las autoridades comentaron que no se hicieron amenazas directas a personas ni lugares con relación al hallazgo de los posibles explosivos.

Los vehículos que intentaban ingresar a Canadá fueron desviados al Túnel Windsor-Detroit y al Puente Blue Water que lleva a Sarnia, Ontario.

El Puente Ambassador, de propiedad privada, es crucial para el comercio entre ambas naciones.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Entrevistas más allá de las noticias: Impuestos 2022

 

 

Andrés Abreu conversa con Irma Treviño, de la oficina federal de impuestos sobre la renta IRS (Internal Ravenue Service) para hablar sobre las declaraciones de impuestos del 2021.

FOTO NOTICIAS