ULTIMAS NOTICIAS

Por MICHAEL LIEDTKE

 

BERKELEY, California, EE.UU. (AP) — Steve Jobs, cofundador de Apple, falleció en el 2011 y no era fácil llenar el vacío que dejaba. Tim Cook, sin embargo, se las está arreglando bastante bien.

Inicialmente considerado una figura de transición tras la muerte de Jobs, Cook está cimentando su propio legado, al punto de que el analista Gene Munster, exejecutivo de Apple y hoy socio de Loup Ventures, dice que preparar a Cook para que lo sucediese “fue uno de los grandes logros de Jobs, que no ha sido debidamente reconocido”.

Apple valía 400.000 millones de dólares cuando Cook se hizo cargo y hoy es la primera firma estadounidense cuyo valor llega a los 2 billones.

Esto no fue fácil. Entre los grandes retos que enfrentó Cook figuran: Un descenso en la venta de iPhones como consecuencia de la creciente competencia, un fuerce cruce con el FBI en torno a la privacidad de los usuarios, una guerra comercial de Estados Unidos con China que amenazó con hacer bajar los precios de los iPhone y ahora una pandemia que obligó a cerrar muchos locales de Apple y provocó una fuerte recesión.

Cook, de 59 años, incursionó en nuevos territorios. Apple paga ahora dividendos trimestralmente, algo a lo que se resistió Jobs porque asoció esos pagos a los accionistas con firmas aburridas que ya están de vuelta. Cook aprovechó su cargo para promover los derechos civiles y las energías renovables. Y a nivel personal, reveló en el 2014 que era gay, el primer director ejecutivo de una de las empresas de Fortune 500 abiertamente gay.

Apple rechazó pedidos de entrevista con Cook. Pero resaltó declaraciones suyas del 2009, cuando ya manejaba el negocio mientras Jobs combatía un cáncer de páncreas.

Cuando se le preguntó cómo funcionaría Apple bajo su dirección, Cook dijo que Apple necesitaba “ser dueña y controlar las tecnologías primarias usadas en los productos que vendemos”. Ya como CEO, llevó esa prédica a la práctica y Apple es hoy un importante productor de los chips usados en los iPhone y las Mac. Indicó asimismo que Apple se resistiría a explorar la mayoría de los proyectos “para así poder concentrarnos en los pocos que realmente nos importan”.

Ese enfoque le ha dado buenos resultados a Apple. Al mismo tiempo, no obstante, Apple no ha logrado producir un sucesor al iPhone. Los relojes de usos múltiples y los audífonos inalámbricos son líderes de esos sectores, pero sin hacer grandes innovaciones.

Cook y otros ejecutivos han insinuado que Apple quiere pisar fuerte en el terreno de la realidad aumentada, que emplea pantallas telefónicas o aparatos visuales de alta tecnología para presentar imágenes digitales. Por ahora no ha presentado productos en ese sector.

Apple también está rezagado en el campo de la inteligencia artificial, sobre todo en el importante mercado de los asistentes digitales activados por la voz. Si bien Siri es muy usado en los aparatos de Apple, Alexa, de Amazon, y el asistente digital de Google han hecho grandes progresos.

Bajo la conducción de Cook Apple tuvo también algunos tropiezos.

En el 2017 causó enorme malestar en muchos clientes al limitar deliberadamente el rendimiento de los iPhone viejos cuando actualizaban el software, supuestamente para prolongar la vida de las baterías. Más de uno, en cambio, lo vio como una maniobra para impulsar las ventas de nuevos modelos de iPhone. Para aplacar el furor, Apple ofreció reemplazar las baterías con fuertes descuentos y posteriormente pagó 500 millones de dólares para resolver una demanda colectiva.

Apple también fue investigada por sus agresivos esfuerzos para minimizar los impuestos que paga y por las quejas de que abusa del control de sus aplicaciones y cobra demasiadas comisiones, al tiempo que hostiga a la competencia. En lo que respecta a los impuestos, un tribunal dictaminó en julio que Apple no había cometido irregularidad alguna.

Tras duplicar su tamaño en menos de cuatro años, la división de servicios de Apple genera hoy 50.000 millones de dólares anuales, más que todas menos 65 empresas de Fortune 500. Algunos estimados indican que la división de servicios sola puede valer 750.000 millones de dólares, lo mismo que todo Facebook.

Y su valor podría ser mayor todavía si Cook hubiera hecho algo que muchos analistas creen debió haber hecho hace años y hubiese comprado Netflix o algún estudio de cine para impulsar sus ambiciones en el streaming de videos.

Comprar Netflix era posible hace cinco años, cuando valía unos 40.000 millones de dólares. Hoy vale más de 200.000 millones y está fuera del alcance de nadie, incluido Apple.

Por BARBARA ORTUTAY

 

OAKLAND, California, EE.UU. (AP) — El hackeo a Twitter que afectó las cuentas de algunos de sus usuarios más famosos estuvo dirigido a 130 personas, informó la compañía, de las cuales los hackers lograron modificarles sus contraseñas a 45.

La empresa con sede en San Francisco informó el sábado en un blog que, en ocho de esas cuentas, los piratas digitales también descargaron información de la cuenta a través de la herramienta “Your Twitter Data”. Ninguna de las ocho estaba verificada, indicó Twitter, y añadió que está contactando a los usuarios afectados.

“Estamos avergonzados, estamos decepcionados, y sobre todo, lo lamentamos mucho. Sabemos que debemos trabajar para recuperar su confianza, y apoyaremos todas las labores para llevar a los perpetradores ante la justicia”, señaló Twitter en el blog.

El ataque cibernético del 17 de julio afectó las cuentas de algunos líderes mundiales, celebridades y magnates de la industria tecnológica en una de las violaciones de seguridad a personalidades de renombre más notorias de los últimos años. Los atacantes publicaron tuits desde las cuentas vulneradas en los que ofrecían enviar 2.000 dólares por cada 1.000 depositados en una cuenta de Bitcoin anónima.

El hecho resaltó una importante falla en un servicio al que millones de personas consideran una herramienta esencial de comunicación.

Allison Nixon, directora de investigaciones en la empresa de seguridad cibernética 221B, dijo el domingo en un correo electrónico que los responsables del ataque aparentemente provienen de la comunidad “OG”, un grupo interesado en nombres cortos y originales para las cuentas de Twitter, como por ejemplo @a, @b o @c.

“Basándonos en lo que hemos visto, el motivo del ataque más reciente a Twitter es similar al de incidentes previos que hemos visto dentro de la comunidad OG: una combinación de incentivos financieros, obtener reputación tecnológica, el desafío que representa y generar trastornos”, escribió Nixon. “No existen vínculos conocidos entre la comunidad OG y alguna nación estado. Más bien se trata de una comunidad delictiva desorganizada con habilidades básicas, y son un grupo de defraudadores seriales con una organización no rigurosa”.

A pesar de que el ataque aparentemente no fue más allá del fraude en el que solicitaban depósitos en Bitcoin — al menos por ahora —, genera interrogantes sobre la capacidad de Twitter para mantener seguro su servicio de una interferencia electoral y desinformación de cara a los comicios presidenciales en Estados Unidos.

“De esta forma podrían manipularse o alterarse mercados completos y, posiblemente, elecciones”, declaró Nixon. “Por lo general, las víctimas de robo de cuentas no están al tanto de que ocurrió un fraude, y generalmente no pueden tomar precauciones de seguridad para prevenir que ocurran”.

Por BARBARA ORTUTAY

OAKLAND, California, EE.UU. (AP) — Snapchat anunció el miércoles que dejará de “promocionar” al presidente Donald Trump en su servicio de mensajería de video, la acción más reciente de una red social para modificar la forma en que trata al mandatario estadounidense.

La semana pasada, Twitter colocó dos advertencias de verificación de datos en dos tuits del mandatario en los que dijo que el voto por correo era “fraudulento” y predijo problemas con las elecciones de noviembre. Degradó y colocó una advertencia más fuerte en un tercer tuit sobre las protestas de Minneapolis que contenía la frase: “cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos”.

La acción de Snapchat es más limitada. Significa que las publicaciones del presidente ya no aparecerán en la sección “Descubre” de la aplicación, la cual muestra noticias y publicaciones de celebridades y figuras públicas. La cuenta de Trump seguirá activa en la plataforma y visible a cualquiera que la busque o siga.

La decisión, que Snap Inc. —propietario de Snapchat— dijo que se tomó durante el fin de semana, coloca a la compañía en el bando de Twitter luego de que éste intensificó sus acciones contra Trump.

En tanto, Facebook ha dejado inalteradas publicaciones idénticas, aunque la compañía y su director general Mark Zuckerberg enfrentan cada vez más críticas por la decisión.

“No amplificaremos voces que inciten a la violencia racial e injusticia dándoles una promoción gratuita en Descubre”, afirmó Snap Inc., con sede en Santa Mónica, California, en un comunicado emitido el miércoles. “La violencia racial y la injusticia no tienen cabida en nuestra sociedad y nos unimos a todos los que buscan paz, amor, igualdad y justicia en Estados Unidos”.

Snapchat tiene 229 millones de usuarios activos diarios. Twitter, en comparación, tiene 166 millones. A diferencia de Twitter e incluso de Facebook, Snapchat generalmente se utiliza como una herramienta de comunicaciones privadas, con amigos que se envían videos cortos e imágenes, y, en menor medida, para seguir a celebridades y otras cuentas.

En un tuit, el director de campaña de Trump, Brad Parscale, dijo que el director general de Snap Inc. Evan Spiegel “preferiría promover videos de disturbios de extrema izquierda y alentar a los usuarios a destruir Estados Unidos que compartir palabras positivas de unidad, justicia y ley y orden de nuestro presidente”.

Por MATT OTT

SILVER SPRING, Maryland, EE.UU. (AP) — Uber finalmente adquirió una compañía de entrega de alimentos, con la compra de Postmates en un acuerdo de 2.650 millones de dólares en acciones, confirmó el lunes la empresa de transporte.

Uber y su división de entrega de alimentos Uber Eats ganarán terreno ante DoorDash, que controla un 37% del mercado en Estados Unidos. Uber Eats tenía una participación del 20% en el sector de entrega de alimentos antes del acuerdo con Postmates, y Grubhub un 30%.

El mes pasado, Uber perdió una apuesta por Grubhub, lo que lo habría convertido en el servicio dominante de entrega de alimentos en Estados Unidos. La holandesa Just Eat Takeaway.com, con sede en Ámsterdam, acabó adquiriendo Grubhub, de Chicago, por 7.300 millones de dólares. Según los informes, Uber buscaba unir a Grubhub y Uber Eats.

El sector de entrega de alimentos está experimentando una importante consolidación este año y se espera más. El número de personas que utilizan los servicios de entrega de alimentos va en aumento debido a la pandemia de coronavirus, pero los clientes tienden a saltar de un servicio a otro dependiendo de dónde reciban el mejor trato.

Al adquirir Postmates, Uber no solo obtiene la mayor parte del mercado de entrega de alimentos que siempre ha deseado, sino que también se protege contra nuevas pérdidas relacionadas con la pandemia en su división de viajes compartidos.

“En nuestra opinión, Uber se puso contra el muro en el tema de la consolidación cuando el acuerdo con Grubhub se vino abajo por cuestiones antimonopolio, y ahora debe buscar rápidamente adquirir cuota de mercado, lo que vuelve a Postmates un acuerdo estratégico inteligente”, dijeron el lunes analistas de Wedbush Securities.

Postmates asegura tener 600.000 alimentos y restaurantes para elegir y capacidad de servir al 80% de los hogares en los 50 estados de Estados Unidos.

Los directorios de ambas compañías han aprobado la transacción y se espera que el acuerdo se cierre en el primer trimestre de 2021. Ambas empresas tienen su sede en San Francisco.

Por BARBARA ORTUTAY

OAKLAND, California, EE.UU. (AP) — El director general de Facebook, Mark Zuckerberg, ha mantenido su rechazo a tomar medidas contra los posts provocadores del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha difundido desinformación sobre el voto por correo y, en opinión de muchos, fomentado la violencia contra manifestantes.

Sus críticos, sin embargo, se están multiplicando. Varios empleados han dejado sus puestos por el tema, y líderes de derechos civiles que se reunieron con él el lunes por la noche tacharon de “incomprensible” la explicación de Zuckerberg de por qué decidió dejar pasar los posts de Trump.

Al día siguiente de que docenas de trabajadores de Facebook hicieran una protesta virtual por la cuestión, el jefe de la compañía se reunió el martes con empleados para una sesión de preguntas y respuestas por videollamada. Durante la sesión, según reportes, Zuckerberg insistió en su postura de dejar estar los mensajes de Trump, aunque sí sugirió que la firma estudiaba hacer cambios en sus políticas sobre “uso de la fuerza del estado”, una categoría en la que entraba el mensaje de Trump sobre Minneapolis.

Twitter, plataforma rival de Facebook, señalizó y degradó un tuit de Trump en el que aludía a las protestas contra la violencia policial en Minneapolis con la frase “cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos”. Pero Facebook mantuvo un mensaje idéntico en su plataforma. Zuckerberg explicó su argumento el viernes en un post en Facebook, una postura que ha reiterado varias veces.

“Sé que mucha gente está molesta porque dejáramos los post del presidente, pero nuestra posición es que debemos permitir tanta expresión como sea posible salvo que cause un riesgo inminente de daños específicos o peligros detallados en políticas claras”, escribió el directivo.

Las renuncias, que varios ingenieros tuitearon y compartieron en LinkedIn y Facebook, también comenzaron el martes.

“Estoy orgulloso de anunciar que para cuando termine el día, ya no soy un empleado de Facebook”, tuiteó Owen Anderson, que fue gerente de ingeniería en la firma durante dos años. “Para ser claros, esto llevaba tiempo en marcha. Pero tras la semana pasada, estoy feliz de no seguir apoyando políticas y valores con los que discrepo con vehemencia”.

Anderson no fue el único en abandonar la compañía.

“Hoy presenté mi renuncia en Facebook”, dijo Timothy J. Aveni, ingeniero de software y que llevaba un año en la compañía, en un mensaje en sus cuentas de LinkedIn y Facebook. “No puedo soportar el rechazo continuado de Facebook de actuar ante los mensajes discriminatorios del presidente, dirigidos a radicalizar al público estadounidense. Tengo miedo por mi país, y veo a mi empresa no hacer nada para desafiar una situación cada vez más peligrosa”.

Anderson y Aveni no respondieron en un primer momento a mensajes pidiendo comentarios.

“Reconocemos el dolor que siente ahora mismo mucha de nuestra gente, especialmente nuestra comunidad negra. Instamos a los empleados hablar abiertamente cuando discrepan con la dirección”, indicó Facebook en un comunicado. “Cuando afrontemos más decisiones difíciles sobre contenido, seguiremos buscando su opinión sincera”.

Barry Schnitt, que fue director de comunicaciones y política pública de Facebook entre 2008 y 2012, escribió un duro post en Medium el lunes. “Facebook dice, y puede que incluso crea, que está del lado de la libertad de expresión”, escribió. “En realidad se ha puesto del lado del beneficio y la cobardía”.

“No creo que sea una coincidencia que las decisiones de Facebook satisfagan a aquellos en el poder que han hecho de la desinformación, el racismo descarado y la incitación a la violencia su bandera”, añadió.

Zuckerberg y otros líderes de la firma se reunieron con líderes de derechos civiles el lunes por la noche. Al parecer, la conversación no fue un éxito.

“Estamos decepcionados y consternados por las incomprensibles explicaciones de Mark sobre permitir que los posts de Trump sigan publicados”, escribieron en un comunicado conjunto tres líderes de los derechos civiles. “No demostró comprender la historia o actualidad de la supresión del voto y se niega a reconocer cómo está facilitando Facebook la llamada de Trump a la violencia contra manifestantes”.

Firmaban el comunicado Vanita Gupta, presidenta y directora general de la Leadership Conference on Civil and Human Rights; Sherrilyn Ifill, presidenta y abogada jefe del Fondo Educacional y de Defensa Legal de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP por sus iniciales en inglés) y Rashad Robinson, presidente de Color of Change.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: Teresa Hendricks

Andrés Abreu habla con la abogada Teresa Hendricks sobre los trabajadores migrantes.

FOTO NOTICIAS