ULTIMAS NOTICIAS

Bueno, y finalmente le cantaron Bingo a Derek Chauvin, el policía que sin misericordia puso su rodilla sobre el cuello de George Floyd hasta que éste dejó de respirar.  No valió que la defensa tratara de demostrar que Floyd no murió por esa razón, porque es lo mismo que decir, que a una persona que la atropella un carro, murió de un ataque cardíaco.

 

La gente salió a la calle a celebrar la decisión del jurado como si se hubiera ganado un premio.  Es feo alegrarse de la desgracia de otro, pero ese señor se merecía ese veredicto.

 

Por cierto, que en Grand Rapids alguien grabó a varios agentes haciendo un arresto usando fuerza excesiva. Se ve a los agentes golpeando en la cara al detenido en el suelo.  El jefe de policía, Eric Payne, dijo que sus agentes hicieron lo correcto, que tenían que usar la fuerza. Okay, digamos que si, porque el individuo trató de escapar. Pero, darle trompadas en la cara en el suelo ¿Era necesario? Come on Chief, seamos mas objetivos.  Si no le llaman la atención al agente que hace eso, otros lo harán y será peor, y no duden que tengamos en un futuro no muy lejano aquí otro aso como el de George Floyd.

 

Ya declararon culpable a Derek Chauvin, pero faltan los otros dos. ¿Quiénes? Los dos oficiales que participaron en la operación de arresto a George Floyd.  Uno que lo presionó hacia el suelo poniendo sus rodillas en la espalda éste, y el otro que se encargó de que nadie pudiera acudir en auxilio de la víctima.  A esos muchachitos, también hay mandarlos a la chirola para dar un ejemplo.

 

Lo bueno de esto es, lo malo que se está poniendo.  Esos abusos policiales están poniendo en evidencia que es tiempo de cambiar.  La policía no puede actuar como si el ciudadano no valiera nada.  Eso se ve solo en las dictaduras de los países subdesarrollados, donde la guardia es ley, batuta y constitución.  Se supone que este es un país desarrollado, donde existe un estado de derecho y no de derecho a golpear y maltratar.

 

Por otro lado, los asiáticos realizaron otro acto de rechazo al odio racial.  En éste participaron empresarios y políticos asiáticos de todos todas las parcelas, es decir, demócratas y republicanos.  Lo cual es una gran muestra de solidaridad. El maestro de ceremonia fue Bing Goei, el propietario de Eastern Floral, el cual es republicano.  El hombre hizo un excelente trabajo destacando los valores de la comunidad asiática en los Estados Unidos.  Esperamos que, o cambie de partido, o deje de apoyar a Donald Trump, porque el único culpable de que se haya atizado el odio hacia las personas de origen asiático es Trump: culpando a China de todos los problemas económicos y políticos de Estados Unidos, y al mismo tiempo del Coronavirus.  Siempre llamó a Covid-19, el “virus chino”.

 

En ese asunto, Doña Julia, perdón Joe Biden, no se queda atrás.  El hombre también quiere culpar a los chinos de los problemas económicos de Estados Unidos.  Esto nos recuerda cuando se produjo el boom de los productos japoneses en los 70.  Querían culpar a Japón de la quiebra de muchas industrias americanas, cuando en realidad la culpa era de las mismas empresas que seguían produciendo autos y artículos malos a precios altos, mientras los japoneses los hacían buenos y baratos.

 

Nos vemos en los próximos Jalapos, si nos culpan también a nosotros por habladores.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Entrevista con Ana José, de la Cámara Hispana de Ciomercio del Oeste de Michigan.

FOTO NOTICIAS