ULTIMAS NOTICIAS

Por Ramón Peralta

En una alborotada manifestación, llevada a cabo en un cotizado lugar de la ciudad de Grand Rapids por un grupo de furiosas madres, en contra de que se obligue a los niños usar máscaras en las escuelas para evitar el contagio del Covid-19, se oyeron cosas que mueven al espanto y que ponen de manifiesto lo lejos que estamos de ser la desarrollada sociedad, donde se rinde culto a los valores de la solidaridad y la compasión.

Las “preocupadas” madres que se dieron cita en la reunión, dicen que es un grupo que está cansado de que el gobierno continúe tomando las decisiones concernientes al bienestar de sus hijos. En ese sentido, una madre dijo: “Nosotros no compartiremos la paternidad con el gobierno”.

Por otro lado, una destacada dirigente de un movimiento nacional, que organizó la protesta expresó: “Yo quiero poner en claro que esto no tiene nada que ver con la máscara o una vacuna…Esto es por la libertad, y nosotros queremos la libertad de elegir lo que representa el mejor interés para nuestros niños…”

Las declaraciones antes citadas y otras que se hicieron en la reunión en este tono, rebelan claramente, que no quedó claro cual era el verdadero propósito del movimiento de las “preocupadas madres”  y para el que se tomó como excusa el hecho del mandato de las máscaras. Esto así, porque en otra exposición de una alta dirigente del movimiento llamado en inglés “Coalitions and engagement for Moms for America Action”,  expresó: “El sistema de educación pública se ha convertido en nada mas que en un campo de re-educación y adoctrinamiento marxista y nosotros no seguiremos cooperando…Estos niños nos pertenecen. Ellos no pertenecen al gobierno.”

No hay lugar a dudas, que aquí estamos en frente de una doble ignorancia. La primera, es la de concebir que la máscara es un instrumento de control de los niños por parte del gobierno. Segundo, que el mandato de la máscara es un símbolo marxista. Ambas concepciones reflejan, que todavía en nuestra sociedad hay sectores que sustentan principios propios de épocas ya superadas y desligadas totalmente de la realidad del presente. De manera que, está claro, que estamos frente a una pandemia de la ignorancia, que será mas difícil de curar que el propio Covid-19 y para la que no hay vacunas. Pensar que todavía hay gente en este país que concibe, que un mandato del estado para que los niños usen máscaras de protección contra una epidemia, es un intento de robarle el derecho a los padres sobre sus hijos y que eso es marxismo, no concuerda bajo ningún sentido con la realidad que se vive en esta sociedad. De manera que, ante estas aberraciones, necesitamos una nueva vacuna, esta vez contra la ignorancia.

 

 

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: SEIU

 

Entrevista con integrantes del Servicio Internacional de Uniones (SEIU), quienes están luchando por la aprobación de la legalización de todos los trabajadores indocumentados en Estados Unidos.

FOTO NOTICIAS