ULTIMAS NOTICIAS

Policía estatal entrega resultados de investigación

 

GRAND RAPIDS, MICHIGAN (EVH)- El departamento de la policía estatal entrego el jueves al fiscal del condado de Kent Chris Becker, los resultados de la investigación de la muerte del inmigrante congoleño Patrick Lyoya. Se espera que el fiscal anuncie si pondrá cargos contra el oficial Christopher Schurr.

El martes,26 de abril, una reunión de la Comisión de la Ciudad terminó abruptamente por la noche cuando un grupo de residentes de la comunidad usaron insultos y expresaban su enojo contra de la agresividad policial que provocó la muerte de Patrick Lyoya, y que calificaron como asesinato ya que recibió el disparo en la nuca el 4 de abril.

El jefe de policía Eric Winstrom que sólo tiene dos meses en el cargo, se encontraba en la reunión y observaba la manifestación desde adentro del salón.

“¿La ciudad es de quién? ¡Nuestra ciudad! ¿De quién son las calles? ¡Nuestras calles!” la gente cantaba.

Lyoya, de 26 años, falleció por un impacto de bala en la nuca que le propinó el oficial Christopher Schurr luego de una breve persecución a pie y lucha entre ambos. El incidente ocurrió luego de que el policía le ordenara a la víctima detenerse para una revisión de tráfico en Grand Rapids. Schurr le dijo a Lyoya que había detenido el vehículo porque la placa no coincidía con la asignada al automóvil que conducía, fue entonces que la víctima salió rápidamente del vehículo, luego de someterlo y estando Lyoya en el suelo Schurr le indicó que quitara las manos del arma de electrochoque que el mismo oficial tenía en la cintura, según el video de la cámara que portaba Schurr durante el incidente. Schurr estaba encima de él y se puede escuchar en un video exigiendo que quite la mano del Taser, momentos después le dispararon en la nuca.

La familia de Lyoya solicita que Schurr sea despedido y acusado de delitos graves por la muerte de su pariente. La policía estatal dice que investiga el tiroteo y las circunstancias en que perdió la vida el joven de origen afroamericano, en tanto que el fiscal del condado de Kent, Chris Becker, dijo que no abandonará el caso, a pesar del insistente llamado de los activistas de derechos civiles para que lo rechacen.

La fiscal general del estado de Michigan, Dana Nessel, dijo el martes 19 de abril que desearía hacerse cargo del caso de Patrick Lyoya debido a que Becker, que es a quien le corresponde poner cargos al oficial, tiene demasiados vínculos con la agencia lo que podría quitar transparencia al proceso.

El martes 26 de abril, la organización afroamericana local, NAACP, realizó una conferencia de prensa frente al edificio del fiscal del condado de Kent y exigió a Becker que se recusara de la investigación y exigió al jefe Winstrom que despidiera al oficial involucrado y comenzara la descertificación para que el oficial ya no tenga la oportunidad de convertirse en uno en el estado de Michigan.

Pocas horas de la conferencia de prensa, Becker envió un comunicado en el que se niega a recusarse aduciendo que “para recusarse de un caso, debe existir un conflicto de intereses cuando el fiscal tenga una relación anterior de abogado-cliente con la persona, o cuando el fiscal tenga un interés personal (económico o emocional) en el litigio, o tenga alguna relación personal (parentesco), amistad o animosidad) con el acusado u otra parte”.

Dijo que "debido a que no conozco al oficial Christopher Schurr, ni conocía a Patrick Lyoya, no se ha cumplido con el estándar legal para la recusación. Continuaré siguiendo la ley con respecto a esta investigación y esperaré el informe de la Policía Estatal de Michigan", para revisar el caso a la luz de la ley y de los hechos”.

Schurr ha estado en el departamento de policía de Grand Rapids durante siete años, fue atleta en una pequeña universidad y se casarse con su novia de mucho tiempo en un viaje misionero de la iglesia a África.

El nombre de Christopher Schurr había estado circulando desde que se vio su rostro en videos del enfrentamiento del 4 de abril con Lyoya. Pero su identidad no se reconoció públicamente hasta el lunes, cuando el jefe de policía cambió de rumbo y la dio a conocer, tres días después de apasionadas demandas entre ellas del reverendo Al Charton de que se revelara el nombre en el funeral del congoleño de 26 años.

El jefe de policía, Eric Winstrom, dijo que estaba actuando “en interés de la transparencia, para reducir la especulación en curso y evitar más confusiones”, aunque no se dio a conocer más información sobre el servicio de Schurr con el departamento.

Schurr, de 31 años, creció en Byron Center, justo al sur de Grand Rapids, y se unió a la policía en 2015 después de asistir a la Universidad de Siena Heights en Adrian, Michigan, donde estudió contabilidad.

Ganó un campeonato nacional de la NAIA con una altura de 17 pies y ¾ de pulgada y, en su tercer año, el premio de atleta académico de la universidad, según la revista de ex alumnos de Siena Heights.

Schurr participó activamente en su iglesia cuando era más joven, realizando viajes misioneros para la Iglesia Reformada de Corinto en Byron Center, según una historia de 2014 en Vaulter Magazine, una publicación dedicada al deporte.

Schurr dijo que se casaría ese año y que no podía permitirse el lujo de celebrar una boda y hacer un viaje por separado a Kisi, Kenia, para construir casas, por lo que decidió casarse allí.

“Vamos a hacer una boda a su estilo”, dijo Schurr a la revista. “Ya tengo un traje africano y mi prometida elegirá un poco de tela y hará un vestido al estilo keniano”.

Una cuenta de Twitter con su nombre que parece pertenecer al oficial sigue a algunos atletas nacionales de atletismo, incluido un saltador de pértiga. No hay Tweets asociados con la cuenta. Una página de Facebook con el nombre de Schurr parece haber sido eliminada.

Un compañero de equipo de la universidad, Ryan Hopson, dijo que Schurr era afable y tranquilo en la universidad, amigable y rápido con una sonrisa.

“Siempre tuvo una buena vibra”, dijo Hopson. “No puedo decir nada malo de él. Realmente no puedo. … Me sorprendió ver que era él, pero no sé lo que es ser policía y tener mi vida en juego”.

La Asociación de Oficiales de la Policía de Grand Rapids calificó la muerte de Lyoya como "trágica y lamentable" pero a la vez expresaron que un "oficial tiene el derecho legal de protegerse a sí mismo y a la comunidad ante situaciones de peligros, para poder regresar con su familia al final de su turno".

El sindicato publicó en Facebook que “apoya al oficial Schurr y continuará brindándole a él y a su familia el apoyo que necesiten”.

La decisión del departamento de policía de revelar el nombre de Schurr fue un revés del jefe de policía. Después de la publicación del video del incidente, Winstrom había insistido en que no daría el nombre del oficial a menos que fuera acusado de un delito. Describió la decisión como una práctica usual que se aplicaba tanto al público como a los empleados de la ciudad.

Pero la familia de Lyoya y los líderes negros, incluido el reverendo Al Sharpton, presionaron repetidamente por ello, incluso en el funeral de Lyoya, que atrajo a unas dos mil personas el viernes, 22 de abril.

“Cada vez que arrestan a un joven negro o una joven negra en esta ciudad, ponen su nombre en todas las noticias. Cada vez que somos sospechosos de algo, ponen nuestro nombre”, dijo Sharpton. “¿Cómo te atreves a retener el nombre de un hombre que mató a este hombre? ¡Queremos su nombre!” Sharpton gritó.

En la tarima del evento que se llevó a cabo al mediodía en el templo protestante, Renaissance Church of God in Christ, se encontraban la alcaldesa de Grand Rapids, Rosalynn Bliss y el gerente de la Ciudad, Mark Washington a quienes los activistas reclamaban que ordenara la publicación del nombre del oficial envuelto en el caso.

En un comunicado el viernes, 15 de abril, el administrador de la ciudad, Mark Washington, reconoció las demandas y dijo que discutiría el asunto con el jefe de policía y los funcionarios de recursos humanos.

“La reforma policial requiere evaluar muchas prácticas de larga data para garantizar que nuestras acciones sean consistentes con los mejores intereses de la comunidad y las personas involucradas”, dijo Washington.

Sharpton señaló que Lyoya fue asesinado el 4 de abril, el aniversario del asesinato del reverendo Martin Luther King Jr. en 1968, poniendo la muerte de Lyoya en el contexto del movimiento nacional de derechos civiles. Dijo que Lyoya vino a Estados Unidos en busca de una vida mejor y "se encontró con un Estados Unidos que conocemos demasiado bien". Instó a los reunidos a seguir luchando por la justicia y pidió una investigación federal sobre el asesinato de Lyoya.

Andrew Birge, fiscal federal del distrito que incluye a Grand Rapids, dijo en un comunicado que su oficina y el FBI habían ofrecido ayuda a los investigadores estatales y fiscales locales y que el Departamento de Justicia puede brindar “consulta, mediación o asistencia en capacitación”. Dijo que su oficina continuará revisando los hechos para determinar si se justifica una respuesta federal adicional.

Sharpton y el abogado de derechos civiles Ben Crump, que representa a la familia Lyoya, se unieron con frecuencia a los dolientes para hablar en los funerales de los negros asesinados por la policía. Sharpton ha participado activamente en los reclamos de justicia por la muerte de varios afroamericanos de manos de la policía como los de George Floyd, que provocó grandes protestas a nivel nacional; Daunte Wright, quien recibió un disparo durante una parada de tráfico en los suburbios de Minneapolis; Andre Hill, quien fue asesinado en Columbus, Ohio; y Andrew Brown Jr., quien fue asesinado en Carolina del Norte.

Crump también pidió justicia el viernes durante el funeral y dijo que “un oficial de policía anónimo escaló una simple parada de tránsito por un delito menor a una ejecución mortal”. Dijo que el problema es de humanidad y pidió a los legisladores federales que aprueben reformas destinadas a frenar el racismo sistémico en la vigilancia.

Ven Johnson, un abogado de la familia, dijo que es importante que los padres de Lyoya ahora sepan el nombre de Schurr, aunque se burló del jefe de policía citando "transparencia".

 

“No es transparente cuando ocultas algo durante tres semanas. Es todo lo contrario”, dijo Johnson. “Son policías que se ocupan de los policías en lugar de tratarlo como una investigación normal”.

Durante el funeral el cuerpo de Lyoya yacía en un ataúd blanco abierto dentro de la iglesia antes de que comenzara el servicio. Una vez que comenzó, se cerró el ataúd y se cubrió con la bandera del Congo. Debajo del ataúd, un letrero con una imagen de la bandera estadounidense y una foto de Lyoya decía: “Es nuestro derecho a vivir”, tanto en inglés como en swahili.

La madre de Lyoya, Dorcas, sollozaba mientras los dolientes presentaban sus respetos, y las lágrimas corrían por sus mejillas mientras sonaba la música y cantaba un coro.

Con información de AP.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1287

 

Andrés Abreu y Edith Reyes hablan sobre la edición 1287 (20 de mayo de 2022) de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS