ULTIMAS NOTICIAS

Por Edith Reyes

 

GRAND RAPIDS, MICHIGAN (EVH)- Los videojuegos pueden ser una forma entretenida de interactuar con amigos, familiares y la tecnología, pero una vez que se vuelven “demasiado” frecuentes, pueden causar grandes preocupaciones en cuanto a la salud y la estabilidad mental.

Unos estudios dicen que el 97% de los jóvenes juegan videojuegos; eso equivale a 64

millones de niños entre las edades de 2 a 17 años solo en los Estados Unidos. Una encuesta nacional realizada con 1,178 niños de 8 a 18 años encontró que uno de cada 12 adolescentes es adicto a los videojuegos.

Intentar identificar una adicción puede ser difícil, no solo para el niño sino también para los padres en cuanto tratar de ayudar al afectado.

En una entrevista en vivo con El Vocero Hispano, Ana Cruz, consejera de Servicios de Esperanza LLC, ayudó a identificar algunos síntomas y factores claves de cuándo un padre debe preocuparse por su hijo y cómo manejar la adicción, especialmente cuando está creciendo.

“Los videojuegos son atractivos y tienen muchas formas de recompensas, también tienen muchos factores de unión”, dijo Cruz. “Puedes ver tu progreso y a nuestro cerebro le gusta lograr cosas y seguir queriendo más. También trae una conexión social”.

Dijo que cuando uno juega con otro en línea, no le preocupa que lo juzguen por su apariencia, cómo se visten y cómo es, por lo que es más seguro y atractivo para ellos jugar en ese plataforma. Cuando empieza a ser “demasiado”, Cruz dijo lo siguiente:

“La cantidad de horas dedicadas a los videojuegos no es el factor clave, es la dependencia de este. Cuando la persona no hace las cosas que normalmente disfruta, tiene problemas en casa y en la escuela, o ya no hace las necesidades básicas como ir al baño o comer, es un problema. Ahí es cuando necesitamos ver más a fondo cuáles son los aspectos en el ambiente social que están causando esta actividad”.

 

Algunas de las preocupaciones que vienen con los videojuegos son:

  • no tener control sobre los juegos (compulsividad)
  • interferencia en los deberes regulares y básicos de la vida
  • tener más prioridad en el juego que otras actividades vitales
  • jugar continuamente sin importar las consecuencias negativas dentro de la persona.

 

Cruz aconsejó a los padres que siempre estén atentos a lo que juega su hijo, ya que puede haber juegos beneficiosos y educativos, así como negativos y violentos.

“Los videojuegos son parte de la cultura infantil y eso es muy diferente a cómo crecimos”, dijo. “Necesitamos crear una estructura cuando sea apropiado jugar y cuando sea mejor estar en el momento sin estos juegos, como durante las vacaciones”.

Si un padre decide quitarle a un niño un videojuego, eso no está ayudando al niño a mejorar en la actividad que no esta haciendo bien. Cruz dijo que es importante poder identificar el problema temprano para tener esa base de dónde comenzó el problema y cómo trabajar en él. Dijo que cuando los padres intentan encontrar alternativas para que sus hijos no jueguen videojuegos, deberían poder brindar esas alternativas, como traer a un amigo, actividades prácticas, etc.

 

“El objetivo no es quitarles sus cosas o tener más cosas. Puede ser más fácil para los padres dar esta consecuencia debido al mal comportamiento, pero eso no ayuda realmente al niño. Un padre debe reconocer que su hijo también tiene voz y mentalidad y dejar que tome una decisión sobre lo que cree que es mejor para él, pero con orientación, ya que el padre tiene más experiencia”.

Dijo que la pandemia ha creado malos hábitos en todos, no solo en un niño que depende de un videojuego. Agregó que no todos son perfectos, pero es muy importante trabajar juntos y hacer cambios positivos juntos.

Para diagnosticar la adicción, el comportamiento debe ser notable durante 12 meses. La Organización Mundial de la Salud dijo que cree que jugar compulsivamente proviene de la ansiedad y el deterioro de los ambitos personales, sociales y educativos. También dijeron que puede volverse continuo y recurrente.

Por otro lado, la Asociación Americana de Psicología dice que el comportamiento proviene del aislamiento, la depresión y la ansiedad, enunciando que es un síntoma de otros desordenes y no el desorden en sí mismo.

En Servicios de Esperanza LLC, se brinda ayuda a niños con problemas de comportamiento, incluidas las adicciones a los videojuegos. Cruz dijo que algunas de sus tácticas son recrear el videojuego en la vida real y jugar con el niño en persona para crear algunas habilidades sociales que se necesitan en la vida real.

Para más información o para obtener ayuda, llame al 231-722-7980 o visite serviciosdeesperanzaconsejeria.com. Cruz también está disponible en el Centro Hispano, 616-742-0200.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: Home Repair Services

 

Gabriela Hill conversa con Alisa Flores de Home Repair Services sobre los servicios y oportunidades que ofrecen. Visite www.homerepairservices.org o llame al 616-241-2601 para mas información.

FOTO NOTICIAS