ULTIMAS NOTICIAS

El 20 aniversario de una gran tragedia

 

El 11 de septiembre de este año se cumplen 20 ciclos de la gran tragedia que apagó los sueños de mas de 3 mil personas y abrió las puertas del infierno para dos países del medio oriente. Esas tres mil muertes significaron 200 mil para Afganistán y 450 mil para Irak, mas otros miles más para las cuentas venideras.

Pero también, esas tragedias significaron grandes ganancias para la industria de la guerra norteamericana, la cual al fin de cuentas, fue desde un principio la motivación de la respuesta del gobierno de George W. Bush a los atentados.

La administración republicana de entonces, enfocó su atención en despertar la industria armamentista y de soslayo proteger a las grandes corporaciones, especialmente las líneas aéreas de las demandas de las víctimas. 

La primera acción fue invadir a Afganistán, para lo cual se abrieron velozmente licitaciones con una inversión que terminó en 2.26 (us) trillones de dólares. La declaración de guerra fue aprobada al vapor por el Congreso, lo mismo que las erogaciones.  Lo segundo fue, proteger a los multimillonarios propietarios de las aseguradoras y las líneas aéreas envueltas en la tragedia.  Para ello, el gobierno creó un fondo con aprobación del Congreso de 7.1 billón de dólares para compensar a los familiares de las víctimas a cambio de que estos se comprometieran a no demandar a las líneas aéreas ni a las empresas de World Trade Center.  La excusa o razón del gobierno entonces era que, “si las víctimas hacían demandas judiciales la economía del país colapsaría”.

Una vez ejecutada la invasión a Afgansitán, con el supuesto objetivo de capturar a Osama Bin Laden, el autor intelectual de los atentados, la administración de Bush se enfocó en crear otro conflicto bélico en el medio oriente, en Irak.  Para ello, utilizó una poderosa maquinaria de propaganda haciendo creer a los estadounidenses que el dictador Iraquí Saddam Hussein era parte de los atentados del 11 e septiembre y que poseía armas de destrucción masiva que ponían en peligro a Estados Unidos y con éste, la vida de millones de norteamericanos. “No podemos esperar a ver elevarse el hongo en el cielo”, dijo Bush haciendo referencia a una posible explosión nuclear lanzada por Irak en territorio americano.

Esa guerra, al igual que la de Afganistán, le ha costado a Estados Unidos mas de dos trillones de dólares.  Ambas significaron muchos miles de veces mas en costos que lo que se erogó para las compensaciones, y que al fin al cabo fueron pagadas por los contribuyentes norteamericanos y no por los millonarios de las aerolíneas y las aseguradoras, a quienes la tragedia no les significó ni un centavo en pérdidas.

La invasión a Afganistán, no destruyó al grupo Alqaeda, por el contrario, generó la creación de uno mas radical y sangriento, el ISIS.  Tampoco resultó en el arresto de Bin Laden, el terrorista saudí vino a ser ejecutado diez años después durante la administración demócrata de Barack Obama en Pakistán.  La invasión a Irak no resultó en evitar ver un hongo nuclear sobre el cielo norteamericano, las armas de destrucción masiva nunca fueron encontradas, porque sencillamente nunca existieron.

Hace 20 años que Estados Unidos sufrió el mas grave atentado terroristas de su historia, y miles ciudadanos inocentes perdieron la vida.  Hacen muchos años también que el pueblo norteamericano sigue siendo engañado por los que se supone que deben protegerlo.

 


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: SEIU

 

Entrevista con integrantes del Servicio Internacional de Uniones (SEIU), quienes están luchando por la aprobación de la legalización de todos los trabajadores indocumentados en Estados Unidos.

FOTO NOTICIAS