ULTIMAS NOTICIAS

La guerra de Yamasee fue un conflicto que se libró en Carolina del Sur de 1715 a 1717 entre colonos británicos de la provincia de Carolina y los Yamasee y varios otros pueblos nativos americanos aliados, incluidos los Muscogee , Cherokee , Catawba , Apalachee , Apalachicola , Yuchi , Savannah Río Shawnee , Congaree , Waxhaw , Pee Dee , Cape Fear , Cheraw , y otros

Los Yamasee vivían en el norte de Florida, en buenas relaciones con los españoles. En la década de 1680 rompieron esos lazos para comprometer amistad con los ingleses y mudarse a Carolina del Sur. 

Comerciaron con los británicos pieles de venado y asociados a ellos llevaron a cabo incursiones para capturar esclavos de tribus en territorios españoles de Florida. Pronto descubrieron que los británicos no eran ni buenos aliados ni buenos socios comerciales. Los engañaban continuamente, maltrataban e incluso esclavizaban a sus mujeres y niños. 

El 14 de abril de 1715 el agente indio de Carolina del Sur y un grupo de colonos se reunieron con jefes Yamasee en la aldea Pocotaligo, luego de una noche de festejos, al día siguiente -viernes santo- los Yamasee atacaron a la delegación, el episodio conocido como "Masacre de Pocotaligo", desató la Guerra Yamasee.

Algunos de los grupos de nativos americanos desempeñaron un papel menor, mientras que otros lanzaron ataques en todo Carolina del Sur en un intento de destruir la colonia. Los nativos americanos mataron a cientos de colonos y destruyeron muchos asentamientos, y mataron a comerciantes en toda la región sureste. Los colonos abandonaron las fronteras y huyeron a Charles Town , donde el hambre comenzó a medida que escaseaban los suministros. La supervivencia de la colonia de Carolina del Sur estuvo en duda durante 1715. La marea cambió a principios de 1716 cuando los Cherokee se pusieron del lado de los colonos contra el Creek, su enemigo tradicional. Los últimos combatientes nativos americanos se retiraron del conflicto en 1717, trayendo una frágil paz a la colonia.

La Guerra de Yamasee fue uno de los conflictos más disruptivos y transformadores de la América colonial . Durante más de un año, la colonia enfrentó la posibilidad de ser aniquilada. Aproximadamente el siete por ciento de los colonos de Carolina del Sur murieron, lo que hizo de la guerra una de las guerras más sangrientas de la historia de Estados Unidos.

La guerra de Yamasee y sus secuelas cambiaron la situación geopolítica tanto de las colonias europeas como de los grupos nativos, y contribuyeron al surgimiento de nuevas confederaciones de nativos americanos, como Muscogee Creek y Catawba .

El origen de la guerra fue complejo y los motivos de los combates diferían entre los numerosos grupos indígenas que participaron. Los factores incluyeron el sistema de comercio, los abusos de los comerciantes, el comercio de esclavos de los indios , el agotamiento de los ciervos, el aumento de las deudas de los indios en contraste con el aumento de la riqueza entre algunos colonos, la expansión de la agricultura de plantaciones de arroz, el poder francés en Luisiana que ofrece una alternativa al comercio británico, durante mucho tiempo. -vínculos indígenas establecidos con la Florida española, luchas de poder entre grupos indígenas y experiencias recientes de colaboración militar entre tribus anteriormente distantes. Guerra Yamasee - https://es.qaz.wiki/wiki/Yamasee_War

Los Yamasee vivían en el norte de Florida, en buenas relaciones con los españoles. En la década de 1680 rompieron esos lazos para comprometer amistad con los ingleses y mudarse a Carolina del Sur. 

Comerciaron con los británicos pieles de venado y asociados a ellos llevaron a cabo incursiones para capturar esclavos de tribus en territorios españoles de Florida. Pronto descubrieron que los británicos no eran ni buenos aliados ni buenos socios comerciales. Los engañaban continuamente, maltrataban e incluso esclavizaban a sus mujeres y niños. 

El 14 de abril de 1715 el agente indio de Carolina del Sur y un grupo de colonos se reunieron con jefes Yamasee en la aldea Pocotaligo, luego de una noche de festejos, al día siguiente -viernes santo- los Yamasee atacaron a la delegación, el episodio conocido como "Masacre de Pocotaligo", desató la Guerra Yamasee.

Tribus de la región (Catawba, Creek) se unieron a la causa nativa. Entre 1715 y 1717 los colonos de Carolina de Sur vivieron en un estado de ley marcial y miedo. Los Yamasee atacaron Port Royal y los Catawba, Charles Town.

La guerra cambia el curso cuando los colonos consiguieron el apoyo de los Cherokee, vencen a los Catawba en la Batalla de Los Estanques y a los Yamasee en Salkehatchie. Luego de dos años de sangrientas luchas, unos 400 británicos murieron (un 7% de la población colonial), los Yamasee perdieron unas 1000 vidas antes de retirarse al norte de Florida y al sureste de la actual Georgia con la identidad cultural quebrada.

 

Murió el pasado 15 de octubre, Marlene Marchena, una joven profesional dominicana quien se destacó por sus servicios a la comunidad.  Marchena sufría de cáncer y había emprendido una cruzada para ayudar a las personas que padecen de esa enfermedad en la comunidad hispana del oeste de Michigan.  A continuación, una nota de Ramón Peralta sobre esta sensible pérdida

Por Ramón Peralta

Me enteré esta mañana de la triste noticia de la muerte de Marlene después de un largo padecimiento de cáncer. La noticia me impactó por el hecho de que durante el tiempo que la conocí, la imagen que siempre me quedó de ella, fue su explosiva sonrisa, esa sonrisa que brota de un corazón y un alma pura. Si, así fue la vida de Marlene, transparente y llena de alegría. Aun cuando fue marcada por la terrible enfermedad del cáncer, Marlene no dejó de sonreír y preocuparse por la suerte de los demás. La última vez que tuve contacto con ella, fue cuando estaba interesada en formar un grupo de apoyo para orientar a personas de la comunidad que padecían de cáncer y que desconocían los recursos de ayudas para ellos. En ese momento comprendí mas las intenciones de su puro corazón y su interés desmedido de ayudar a los demás.

Mucho antes de esa ocasión, Marlene me había dado muestra de su espíritu de colaboración, cuando los dominicanos de Grand Rapids nos reuníamos para celebrar la fecha patria de la independencia. En esos actos no solo colaboraba en la organización sino que los adornaba con su bella y dulce voz interpretando canciones de esas que resuenan en el alma de todo dominicano. No debo omitir, que fue incansable trabajadora en pro de crear unos estatutos y así dar mas carácter de formalidad a la asociación de dominicanos, que hasta ese momento se limitaba a la celebración de la fecha patria. Recuerdo, que por su iniciativa decidimos que en vez de dedicar un día para la celebración de la independencia lo hiciéramos por una semana. Así lo hicimos y durante una semana celebramos diversos actos culturales con exposiciones de arte y charlas sobre la historia y la cultura dominicana.

No está demás decir, que Marlene fue una mujer de fe, pero no de esa fe que se exhume en palabras vacías y escandalosas, sino en la expresión de una vida pura donde la sonrisa era el imán y el hechizo  de atracción de los demás. Para mi esa fue su mas notable herencia: una sonrisa pura que hoy lamentamos que se haya apagado pero aun así quedará sembrada en muchos de nuestros corazones. ¡Adiós Marlene! Te vas pero nos deja tu sonrisa como testimonio puro de tu vida.    

 

 

 

 

 

 

Por Ramón Peralta

César Sandino fue el héroe nicaragüense que luchó por la dignidad e independencia de su pueblo y que cayó asesinado bajo la mano del dictador Somoza. Con motivo de celebrarse el 125 aniversario de su nacimiento, voy a transcribir lo que escribió el destacado escritor y político dominicano, Juan Bosch, en 1944, mientras se encontraba exiliado en Cuba, sobre lo que fue Sandino. A continuación el texto, titulado “La Sangre de Sandino”, que fue publicado por la fundación Juan Bosch en República Dominicana. A continuación el texto sobre Sandino.

 

La sangre de Sandino tiene su precio que deben pagar ahora, Anastasio Somoza por haberla derramado y Nicaragua por haber presenciado impávida el asesinato de su héroe.

El altivo señor de las Segovias fue muerto por veinte miembros de la Guardia Nacional nicaragüense, que le asaltaron armados de ametralladoras cuando él abandonaba el Palacio de La Loma de Tiscapa, en la negrura de la noche, después de haber tenido una entrevista con el presidente Sacasa. Lo asesinaron por la espalda, como a un traidor, él, que había sido la encarnación de la dignidad continental.

No podía ser de otra manera: los cobardes matan siempre así, y esos cobardes eran, además, unos judas de la conciencia nacional nicaragüense. Junto con Sandino cayeron  esa noche su hermano Sócrates y sus ayudantes, los generales Estrada y Umanzor, que le acompañaban; el ministro del Trabajo de Nicaragua, Dr. Sofonías Salvatierra, que iba con ellos, salvó la vida porque atinó a guarecerse bajo el automóvil.

El asombro continental siguió al asesinato. En muchos países se pusieron a media asta las banderas, y el sentimiento americano cayó de bruces, hundiéndose en la sombra de la desesperación. Se repetía, a los cien años, el caso de Sucre, muerto villanamente por orden del general Flores. Y como entonces, el asesino del héroe nicaragüense no tardaría en escalar la presidencia de la República, igual que Flores la de Ecuador. Pues el hombre que ordenó el crimen de Managua fue Anastasio Somoza, actual jefe del Ejecutivo de Nicaragua.

Lo dijo él mismo poco tiempo después, cuando, ebrio a causa de las numerosas libaciones con que se había festejado a sí mismo en un banquete, proclamó que había dispuesto la muerte de Sandino porque éste representaba un peligro para  la paz de su país. Hubiera dicho que era un peligro para las ambiciones de Somoza, y hubiera acertado. 

Anastasio Somoza, como Trujillo, se hizo militar sirviendo a la bandera norteamericana en la Guardia Nacional, organización militar constabularia fundada por los norteamericanos en Nicaragua sobre el modelo de la que habían dejado en la República Dominicana y en Haití. Hasta la jefatura de esa Guardia Nacional, muy bien nutrida y vestida mientras los verdaderos nicaragüenses padecían hambre y desnudez en las montañas de las Segovias, combatiendo a los invasores, trepó Anatasio Somoza gracias  a su figura de galán de cine y a su falta de escrúpulos para todo. Una dama lo aupó; tal dama era castellana en la embajada del país que entonces tenía en sus manos el destino de Nicaragua y de todos los nicaragüenses. 

Anastasio Somoza –“Tacho”, le llaman los “nicas”- era primo del presidente Sacasa y, una vez libre el país de las fuerzas norteamericanas, consideró que era tiempo de que él se sentara en la silla presidencial. Había un obstáculo grave en su camino. César Augusto Sandino, liberal, héroe nacional, hombre de carácter, iba a presentarse en las elecciones próximas. Somoza resolvió quitarlo de en medio y después quitar de en medio también a su primo, el presidente Sacasa. Mató a Sandino y enfangó su sangre; pagó libros para demostrar que el infatigable luchador había sido un bandolero; ordenó y manejó una campaña de difamación con la cual quiso cubrir la tumba de su víctima. El pueblo de Nicaragua no reaccionó y América contempló con dolorosa indiferencia toda la infame actuación de Somoza. Al fin, el jefe de la Guardia Nacional dio su postrer golpe; derrocó a Sacasa y se proclamó más tarde presidente del país.

Esto ocurría en 1936. De entonces acá Somoza se ha reelegido dos veces y se preparaba a reelegirse una tercera vez. Sin embargo, inesperadamente el dictador de Nicaragua encuentra que la reelección es un mal negocio y proclama que no se reelegirá más, que es contrario a la reelección, que dentro de dos años se retirará a la vida privada. 

¿A qué esta “patriótica” resolución del dictador de Nicaragua? ¿Cómo se explica que quien no titubeó en ordenar el asesinato de Sandino, y se confesó su responsable, haya descubierto de súbito sentimientos civilistas y generosos en las profundas simas de su conciencia? 

Nosotros creemos saberlo, y a su tiempo lo diremos. 

Mercedes Toohey, es una destacada profesional hispana del oeste de Michigan que por largo tiempo ha sido una enérgica activista defensora de nuestra comunidad.

Durante los años 90 encabezó junto a otros líderes comunitarios la lucha por el acceso a las mejores oportunidades de educación para nuestros estudiantes.  Así mismo ha enfrentado posiciones antiinmigrantes que afectarían sensiblemente a la comunidad hispana.

Nació en Sucre-La Paz capital de Bolivia. Sus apellidos de familia son Olabe, por parte de su padre y Sarmientos por parte de su madre.

Sus estudios primarios lo realizó en una escuela privada dirigida por religiosas y sus estudios secundarios los terminó en California en 1958.

Luego vino a Michigan donde se graduó, en la universidad del mismo nombre, en estudios relacionados con la lengua inglesa. Mas tarde continuó sus estudios y obtuvo una Maestría en Consejería.

Luego de graduarse en la Universidad de Michigan retornó a Bolivia, donde contrajo matrimonio con su actual esposo, que trabajaba en ese entonces en la embajada norteamericana en Bolivia. Del matrimonio nacieron dos hijos; una hembra y un varón.

Retornó a Michigan en 1979 donde se desempeñó como Asistente de Manager de Operaciones en las oficinas del Censo. En ese trabajo reclutó muchos hispanos en un momento que no se ofrecían muchas oportunidades a éstos.

Luego ingresó a trabajar en la oficina de Upper Bound and Educational Connection de la Universidad de Grand Valley. En ese trabajo, Mercedes hizo una gran labor dentro de la comunidad hispana de estudiantes, ya que, contribuyó a abrir las puertas a muchos de ellos para que tuvieran acceso a la educación y continuaran sus estudios superiores.

Después de 8 años en ese trabajo, Mercedes se jubiló y retornó a Bolivia por motivo de la enfermedad de su padre. Luego de tres años de estadía en Bolivia regresó otra vez a Estados Unidos en búsqueda de mejores recursos de salud para su padre.

De retorno a Grand Rapids, Mercedes ha continuado con su vocación de servicios hacia  la comunidad. Emplea tiempo en Cherry House, que provee asistencia en el campo de la salud a personas de escasos recursos. También está en la Mesa Directiva del  Advocacy Children Center, que se dedica a proveer servicios a aquellos niños que son abusados sexualmente. Ambos servicios son de extraordinaria importancia para la salud física y mental de los miembros de nuestra comunidad.

Por otro lado, Mercedes también presta asistencia en la escuela Vista Charter, donde el gran porcentaje de los estudiantes son hispanos.  Como se ve, la labor de Mercedes en la comunidad ha sido extensa por lo que la comunidad siempre estará agradecida de su trabajo.

 

 

Lupe Ramos creció con el color verde del campo, viendo a sus padres hacer el más importante y menos remunerado trabajo del país: la agricultura.  Sus padres pusieron todas las fuerzas de sus manos en la producción de la tierra aún fuera ajena, porque sabían que en ellas se germina el futuro de una familia que por generaciones sería el orgullo de ellos, como progenitores y toda la sociedad.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: SEIU

 

Entrevista con integrantes del Servicio Internacional de Uniones (SEIU), quienes están luchando por la aprobación de la legalización de todos los trabajadores indocumentados en Estados Unidos.

FOTO NOTICIAS