ULTIMAS NOTICIAS

Movimientos sociales y políticos

 

Aristóteles, el filósofo griego decía que “El hombre es un animal político”, porque nadie puede vivir ajeno a la política, y si lo quiere hacer, la política no será ajeno a él.  Todos los ciudadanos tienen un número electoral, lo que quiere decir, que equivalen a un voto.  Por eso, cuando no votan, votan, porque son contados como abstenciones, que de una u otra manera benefician a uno u otro candidato.

El 3 de noviembre habrán elecciones en Estados Unidos, los votantes decidirán si quieren renovar el mandato de Donald Trump por cuatro años más, o si por el contrario, debe salir de la Casa Blanca para darle paso a una opción menos fallida.

Históricamente, los norteamericanos votan por su bienestar, no por el de los demás.  Y si en la administración Trump están económicamente bien, no considerarán cambiar de caballo en medio del camino.

Los que si debían pensar en cambiar la mula, son los que han sido las mayores víctimas de la actual administración, que son las minorías, especialmente la hispana.

Donald Trump ganó la presidencia prometiendo expulsar a todos los indocumentados de Estados Unidos. Se trazó el plan, y así lo expresó, de impedir el ingreso a este país de personas procedentes de países del llamado Tercer Mundo.  Para esos planes está eliminando el DACA e imponiendo normas migratorias sin precedentes.  Eliminó la Lotería de Visas, el asilo político y el TPS, y si logra cuatro años más en el poder cumplirá su sueño de construir su muro de Berlín en la frontera con México y realizar deportaciones masivas como las que hizo Hitler con los Judíos antes de optar por el exterminio.

En las siguientes elecciones, los votantes no tienen del lado opuesto a Trump al mejor candidato, pero si una opción para frenar las acciones racistas del presidente de golpe y porrazo, como dice el dicho popular: “muerto el perro, se acabó la rabia”.

No votar, ni alentar a nuestros cercanos a votar contra Trump, es un crimen de lesa humanidad.

El actual presidente, no solo ha radicalizado el racismo en Estados Unidos, lo ha alentado a nivel mundial y está llevando al mundo hacia confrontaciones económicas que se elevarán a cuestiones políticas que podrían terminar en la opción militar.

China, que había congelado sus inversiones militares, aumentó su presupuesto de defensa a consecuencia de las tensiones con Estrados Unidos provocadas por Trump.  Rusia ha hecho lo mismo e Irán ha incrementado su enriquecimiento de Uranio debido a los ataques norteamericanos.

El actual presidente no ha firmado los tratados de control de armas nucleares que se mantienen desde hace décadas, lo que hará que las otras potencias activen sus armas por temor a un enemigo que no respeta las reglas.

Cuatro años más de Trump significarán una tragedia para el medio ambiente, para los pobres del mundo, y en especial para inmigrantes latinoamericanos en los Estados Unidos.

Los tristes recuerdos del 11 de septiembre

 

Hacen hoy 19 años de la tragedia del 11 de septiembre.  Cerca de tres mil personas perdieron la vida sin haber hecho nada que justifique su triste suerte.  Solo estar en el lugar donde alguien quiso hacer venganza de la manea más cruel y burda que se haya visto jamás.

Cuando se produjeron los conflictos entre pakistaníes e hindúes en los años 40 del siglo pasado, ambas partes llamaban a la violencia para vengar sus a muertos y reclamaban la vieja frase musulmana de “ojo por ojo y diente por diente”.  Mahatman Gandi dijo: “ojo por ojo y te quedarás ciego”.

Los grupos terroristas de tendencia extrema musulmana, culpan a los países de occidente de sus desgracias.  Si fuera cierto ¿Es matando inocentes que se ajustan las cuentas”

Todos vimos con estupor a las 9:00 am del 11 de septiembre cómo dos aviones se estrellaban contra el World Trade Center de Nueva York, matando a todos sus ocupantes  de la nave y a los que ocupan los centenares de oficina que albergaban los edificios conocidos como las Torres Gemelas.

Niños que se encontraban en las cuarterías infantiles del edificio, mujeres y hombres que trabajaban en las oficinas, profesionales, conserjes, mensajeros; gente que caminaba por la calle o transitaba en las vías de las edificaciones, todos perdieron la vida de la forma mas horripilante.

Fue un hecho condenado por todos los países del mundo, por todos los gobernantes del planeta de todas las distintas y disímiles ideas. Estados Unidos estuvo durante esos días y meses siguientes en el corazón de todos los seres humanos.

Pero como era de esperarse, y es costumbre americana, vino la idea de venganza.  La administración del entonces presidente George W. Bush lanzó una invasión armada a Afganistán, país donde se elaboraron los planes macabros contra el World Trade Center, el Pentágono y posiblemente la Casa Blanca.  Como consecuencia de esa invasión han muerto cien veces los tres mil personas que murieron en el ataque a las torres gemelas.

Luego, los amantes de la guerra, beneficiarios de las armas y la industria militar, empujaron a la administración Bush a invadir a Iraq haciéndole creer al pueblo norteamericano que el dictador de ese país, Saddam Hussein, tenía algo que ver con los ataques del 11 de septiembre.  En el mes de marzo del 2003, Estados Unidos invadió a Iraq.

Como consecuencia de esa invasión han muerto en Iraq trecientas veces las tres mil personas que murieron en el World Trade Center.

Lamentablemente, los trágicos hechos del 11 de septiembre del 2001, no dejaron ninguna reflexión en la mente de los líderes americanos ni en la de los extremistas musulmanes.

Los nacionalistas americanos siguen proclamando guerras y los terroristas siguen llamando a más sangre.

La ética y la responsabilidad en los medios

 

Hay periodistas buenos y periodistas malos; hay periódicos buenos y periódicos malos; hay medios parcializados y medios imparciales; pero hay medios que no so ni una cosa ni la otra sino que simplemente no son medios.

Cualquier persona puede se propietario de un periódico, como cualquiera que tenga mucho dinero lo puede ser de un hospital.  Pero el hecho de ser dueño de un periódico no te hace periodista ni el de ser el dueño de un hospital te hace médico.

Por esa razón se contrata a periodistas y médicos para esas labores, igual que para cualquier otra profesión.

Ejercer periodismo especializado, es decir, editor deportivo, de farándula, de arte, etcétera, no es nada difícil ni requiere tampoco haber ido a la universidad a estudiar comunicación.  Pero si requiere conocer de esas disciplinas y tener una preparación básica en cuanto a redacción, ética periodística e información.

El periodismo, en términos de noticias requiere mucho más.  Por eso, las empresas de comunicación requieren que los solicitantes a puestos de reportero tengan preparación académica en la carrera o similar experiencia.

En nuestra comunidad hay mucha gente a quienes les gusta trabajar en los medios, lo cual es muy bueno, porque la información es un servicio comunitario valioso.  Pero hay que tener cuidado, especialmente cuando se trata de hacer noticias.

Una noticia equivocada puede provocar pánico, desinformación, desatar furia colectiva u otras acciones fatales.  En esto, los amantes de los medios deben actuar con responsabilidad y no cruzar los límites de lo que pueden manejar.

Los medios sociales se han convertidor en un poderoso detonante expansivo de la información, y como consecuencia de ello, cualquier noticia o comentario puede llegar a miles de personas en poco tiempo.  Han reducido la dependencia de los medios convenciones para llegar al público, pero al mismo han generado un caos informativo en el que la gente no sabe ya si una cosa ocurrió o no ocurrió, ni qué es verdad ni qué es mentira.

Pero también, los medios sociales han servido de soporte a los medios convencionales.  A través de las redes sociales las diferentes publicaciones logran llegar mas lejos que su propia circulación.  Lo mismo ocurre con la radio y la televisión.

Esta situación nos obliga actuar con mayor responsabilidad en el uso de los medios.  Nosotros les aconsejamos a las personas que manejan de comunicación hispanos en nuestra área, ser cautelosos cuando se trata de trabajar con noticias.  Entender que esta es una rama del periodismo que tienen muchas reglas y que cometer errores en ella puede costar hasta ir a la cárcel.

En Estados Unidos hay un alto sentido de la libertad de información, pero eso no quiere decir que ésta no tiene límites.  Muchos periodistas han ido a la cárcel por mentir o han tenido que pagar altas sumas de dinero de indemnización por daños causados debido a informaciones equivocadas o mal intencionadas.

En El Vocero tenemos el mejor interés de que se desarrolle en nuestra comunidad la industria de la comunicación y ofrecemos nuestros servicios voluntariamente para entrenar a quienes quieran trabajar en ello.

La vacuna electoral

 

La actual administración de los Estados Unidos se parece un poco a la jerarquía católica del siglo XIV, que creía que el sol giraba alrededor de la tierra y que la tierra era el centro del universo.

Para Donald Trump y sus seguidores, Estados Unidos es el centro del mundo y el mundo gira alrededor de él.

Cuando comenzó a propagarse la pandemia del COVID-19 y la Organización Mundial de la Salud advirtió del peligro que se abalanzaba sobre la población mundial, el presidente Trump dijo que eso era una gripe que se iría tan pronto llegara el verano.  Como la OMS insistió en que no era una gripe sino una pandemia capaz de matar a millones de personas, el presidente Trump decidió romper con la OMS.  Así, Estados Unidos en medio de una crisis sanitaria mundial salió del organismo de la Naciones Unidas encargado de velar por la salud global.

Cuando las muertes se fueron multiplicando en los Estados Unidos y el número de casos subiendo como una gigantesca espuma negra sobre la esperanza de vida de los norteamericanos, el presidente Trump nombró una comisión para trabajar sobre el asunto, pero siguió minimizando el potencial letal de la pandemia.

En Tanto, China, que fue el lugar donde se conocieron los primeros casos de Coronavirus en diciembre del 2019, ya venía trabajando en busca de una vacuna contra el mal.  Rusia siguió los pasos de China y hasta Cuba comenzó a trabajar en ello.

Hace solo dos meses, que el presidente Trump anunció la entrega de dos billones de dólares a una firma farmacéutica para encontrar la vacuna contra el mal. En el mes de agosto Rusia anunció que tenía dos vacunas y que estaban en los procesos finales de confirmación.

El presidente trump había dicho que el aumento de los casos de coronavirus en el país se debía a que se estaban haciendo muchas pruebas del virus y el director del Centro de control de decesos pidió que no se hicieran las pruebas a personas que no mostraran indicios claros de poseer la enfermedad.

Estamos en un año electoral, la mayor crítica a la actual administración ha sido la negligencia en enfrentar la pandemia, lo cual actualmente representa su punto mas vulnerable en la campaña electoral.

El comportamiento que ha venido mostrando el actual presidente denuncia un muy pobre interés en la salud del pueblo norteamericano y al mismo tiempo, una alocada desesperación por no perder la oportunidad de un segundo mandato.

Ahora, como por arte de magia, sucede que tenemos una vacuna que comenzará aplicarse a los norteamericanos el 1 de noviembre, dos días antes de la elecciones.

Esperamos que se trate de una acción seria encaminada a salvar el país del abismo al que está descendiendo como producto de la pandemia, que la vacuna no sea una acción precipitada para ganar votos, en otras palabras, que sea una vacuna real y no una treta electoral.

El problema no es la democracia

 

La mayoría de los oradores que participaron la Convención Nacional Demócrata, con pequeñas excepciones, se refirieron a la necesidad de votar por Joe Biden en las elecciones de noviembre, para proteger la democracia americana del peligro que corre actualmente en manos del presidente Donald Trump.  Era algo de esperarse, debido a que, para los norteamericanos, la palabra democracia es su definición como nación y el más preciado valor por encima del bienestar de sus ciudadanos y la justicia social.

Pero sucede que lo que está realmente en peligro en la administración Trump, es algo más grande e importante que las libertades individuales de los norteamericanos, es el conjunto de logros y avances de la humanidad en todo el planeta que han costado la sangre de miles de personas que han luchado por sociedades justas en las que el color de la piel ni la condición social sean calificativos de los seres humanos.

La sociedad norteamericana se prometió a sí misma desde 1968, extinguir como batería infecciosa el segregacionismo y la discriminación racial.

Las Organización de las Naciones, desde su fundación en 1949, ha venido trabajando para que los países desarrollados respeten a los subdesarrollados y que todas las naciones sean tratadas por igual independientemente de sus tamaños y sus riquezas; por el respeto a la soberanía y el sagrado principio de la no intervención.

Pese a que los países grandes no han respetado cabalmente esos principios, a partir de los años 90, Estados Unidos y la Unión Europea, han actuado con mas prudencia en cuanto a la ingerencia en otros países, y las administraciones demócratas de Bill Clinton y Barack Obama, abrieron diálogos con sus frentes en el contexto mundial para lograr acuerdos sin el uso de las armas.

El señor Donald Trump, al asumir la presidencia de Estados Unidos, trajo a su administración a conocidos personajes de la extrema derecha y el supremacismo blanco, como Steve Bannon. Nombró como su Fiscal General a Jeff Sessions, el congresista mas fieramente anti inmigrante, e inició el desmantelamiento de todos los avances de la administración anterior de Barack Obama que protegían a millones de personas del desamparo en los servicios de salud, y a los jóvenes estudiantes indocumentados.

Sus pronunciamientos abiertamente racistas, su apoyo a los grupos extremistas de derecha a quienes calificó de “gente buena y decente”, han servido de ignición a todas las organizaciones segregacionistas de Estados Unidos y otros países como Alemania y la India.

El Alemania han resurgido los grupos pro nazis, quienes se han declarado seguidores del presidente Trump.  En La India, el odio hacia los musulmanes ha asumido la forma de nacionalismo llevando ese país a la era en que Mahatma Gandhi tenía que hacer ayunos para reclamar el cese de hostilidades contra Pakistán.

En la política internacional, Trump rompió abrútamente décadas de negociaciones entre Palestina e Israel al establecer la embajada estadounidense en Jerusalem; ha puesto en marcha el otrora terrorista de estado, asesinando abiertamente a funcionarios de otros países, como fue caso del general Qasen Soleimani de Irán, y respaldado a grupos golpistas para instaurar regímenes de derecha, como fue el caso de Bolivia.  Ha amenasado con invadir militarmente a Venezuela y ha desatado una guerra comercial con China que apunta a provocar un colapso en la economía mundial.

Cuatro años más de administración Trump, no solo pondrán en peligro la democracia americana, sino que pondrán en peligro a toda la humanidad.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Comentando Los hechos

FOTO NOTICIAS