ULTIMAS NOTICIAS

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — La Fiscalía de la Ciudad de México anunció el lunes que interpuso cargos penales contra 10 “individuos y compañías” por defectos de construcción y diseño que provocaron el desplome de un tramo de la Línea 12 del metro en mayo, lo que dejó 26 muertos.

Ulises Lara, portavoz de la Fiscalía capitalina, dijo que los cargos son por homicidio involuntario o por negligencia, lesiones y daño en la propiedad. Lara no mencionó a los acusados, en apego a las normas de presunción de inocencia.

Pero medios locales reportaron que incluían a exfuncionarios de la ciudad que tenían responsabilidades cuando se construyó la línea del tren subterráneo hace más de una década.

Lara dijo que no se emitieron órdenes de arresto para los involucrados y que se les notificaría para que se presenten ante un juez en la audiencia inicial del caso, programada para el 25 de octubre.

Los fiscales dicen que los estudios de los expertos hallaron que el desplome se debió a defectos en la construcción como soldaduras deficientes y pernos faltantes. Presuntamente, también se cometieron errores de diseño.

En el caso de las compañías involucradas, los fiscales han dicho que el objetivo de los cargos penales es hacerles pagar o reparar daños tanto en el metro como a las víctimas. Aparentemente, los cargos penales contra los individuos podrían resultar en sentencias de cárcel.

El informe de la Fiscalía, presentado la semana pasada, fue similar, aunque un poco más amplio, que las conclusiones anunciadas en septiembre por la firma privada noruega de certificación DNV.

En ambos reportes se citó la presencia de pernos mal soldados, mal ubicados o su ausencia total cuando debían unir las vigas de acero que servían de soporte a una capa de concreto donde descansaba la plataforma de la vía.

Pero la Fiscalía mencionó también la existencia de soldaduras defectuosas en las vigas de acero ubicadas debajo de la placa de concreto de la vía, que no se adhirieron o se abrieron. Los puntales de acero pensados para reforzar las vigas eran demasiado cortos o no estaban bien sujetos, y la línea elevada no estaba diseñada con un margen de seguridad suficiente, añadieron.

Estos problemas deformaron el entramado de la línea causando “grietas de fatiga” que redujeron la capacidad de la estructura para soportar peso.

La Línea 12 de la Ciudad de México, con un costo de 1.300 millones de dólares, se construyó entre 2010 y 2012, cuando el actual secretario de Exteriores, Marcelo Ebrard, era el alcalde de la capital. Ebrard está considerado uno de los probables candidatos a suceder al presidente Andrés Manuel López Obrador.

El proyecto estuvo marcado por los sobrecostos y supuestos fallos de diseño, corrupción y conflictos de interés.

El gobierno municipal se vio obligado a cerrar la línea en 2014, apenas 17 meses después de su inauguración, para que la vía pudiese ser sustituida o reparada. La parte que se derrumbó sigue cerrada desde mayo.

Algunas empresas involucradas en la construcción original han alegado desde entonces que un balastro más pesado y otros cambios y reparaciones efectuados a lo largo de los años podrían haber agregado demasiado peso a la línea elevada, o que ésta podría haberse debilitado por los frecuentes sismos registrados en la capital.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: Cena y Baile (Movimiento Cosecha)

 

Andrés Abreu habla con Gema Lowe de Movimiento Cosecha GR, quien les invita a una cena baile este sabádo, 4 de diciembre en La Casa del Pollo Loco. Enterate de los detalles aquí.

FOTO NOTICIAS