ULTIMAS NOTICIAS

Grand Rapids, Michigan. - Según la Skin Cáncer Foundation uno de cada cinco estadounidenses desarrollará cáncer de piel a la edad de 70 años; y sólo en Michigan para el 2021 se estima que habrá 3,440 nuevos casos de esta enfermedad, según datos suministrados por la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Es por eso que Mercy Health Physician Partners Lakeshore Family Care recomienda tomar una serie de medidas para mantener a salvo el órgano más grande del cuerpo, ya que el clima del verano está comenzando a llegar al oeste de Michigan, trayendo temperaturas cálidas, abundante sol y días más largos.

Los rayos ultravioletas del sol pueden dañar la piel desprotegida y provocar no solo un envejecimiento prematuro de la piel, sino también crecimientos cutáneos no cancerosos y cánceres de piel potencialmente mortales.

No se tiene que evitar el sol por completo, simplemente limitar la exposición a los rayos ultravioletas, porque no hay rayos ultravioleta ni bronceado seguro.  Hay dos formas de energía radiante en los rayos ultravioleta que pueden dañar su piel y causarle cáncer. Estos son los Rayos UVA y rayos UVB.

Los rayos UVA están asociados con el envejecimiento y los UVB con las quemaduras solares.

Cuando estás bajo el sol, tu piel produce naturalmente vitamina D. Los rayos UVB permiten que el cuerpo produzca vitamina D, que es esencial para la salud en general. Sin embargo, también pueden quemar la piel y causar daños que conducen al cáncer de piel.

Tomar suplementos de vitamina D y obtenerlo de su dieta son dos formas adicionales de obtener esta vitamina sin aumentar el riesgo de padecer dicha enfermedad.

 

 

Consejos fáciles para la seguridad solar

Preste atención a la temporada, la hora del día, la elevación y el clima. El índice UV indica qué tan fuertes son los rayos UV en su área en un día en particular. La escala es de 1 a 11+. Con un número más alto significa que hay un mayor riesgo de exposición a los rayos UV.  La forma más segura de limitar la exposición es permanecer a la sombra.

Hay que tomar en cuenta que los rayos ultravioletas son más fuertes en primavera y verano, sobre todo al mediodía, entre las 10 a las 16 horas, cuando las elevaciones son más altas.

También es importante tomar precauciones los días donde con nubes y neblina, porque los rayos ultravioletas pueden penetrarlas. De igual modo la exposición al sol puede ocurrir a través de ventanas, incluso polarizadas, que se pueden encontrar en automóviles, aviones y hogares.

Los rayos ultravioletas también se reflejan en superficies como arena y pavimento. Penetran en el agua y también se reflejan.

Aplicar protector solar y bálsamo labial

Tenga en cuenta que el protector solar es un filtro; no bloquea todos los rayos ultravioletas. Al adquirirlo, lea la etiqueta con atención para saber lo que está comprando y siga las instrucciones teniendo en cuenta que algunos productos pueden irritar la piel.

Si está usando protector solar de un año anterior, asegúrese de que no haya estado expuesto al calor.

El factor de protección solar (SPF) es un número que indica el nivel de protección que proporciona el protector solar contra los rayos UVB únicamente. SPF no indica nada sobre la protección UVA.

Cuanto más alto sea el número mayor será la protección contra los rayos UVB. Sin embargo, no crea que puede permanecer más tiempo al sol con un número de SPF más alto y aplique el protector solar al menos cada dos horas.

Los protectores solares pueden desaparecer al nadar, sudar o usar una toalla. Incluso el protector solar “resistente al agua” puede necesitar volver a aplicarse con frecuencia.

No olvide aplicar el protector solar en sus oídos, la parte delantera y trasera de su cuello y la parte superior de sus pies, y aplique también bálsamo labial con SPF.

 

Los protectores solares etiquetados como "protección de amplio espectro" protegen contra los rayos UVA y UVB. La Sociedad Estadounidense del Cáncer los recomienda con un SPF de 30 o más para una máxima protección.

Protéjase con ropa y accesorios

Mercy Health Physician Partners Lakeshore Family Care recomienda un sombrero con alas de 2 a 3 pulgadas alrededor, o una gorra de sombra que también proteja su cuello, rostro y cabeza.

Para proteger sus ojos y la piel que los rodea se recomiendan los anteojos de sol que bloqueen los rayos UV y tengan la etiqueta "Absorción de rayos UV hasta 400 nm" o "Cumple con los requisitos de UV ANSI".

Esto significa que las gafas bloquean al menos el 99% de los rayos ultravioleta.

Cubra la mayor parte de piel posible vistiendo camisas con mangas largas y faldas o pantalones largos.

Las telas de tejido apretado en colores oscuros bloquean más los rayos UV que otro tipo de ropa, sobre todo cuando se secan. Por eso los fabricantes de ropa han desarrollado prendas ligeras con valores de factor de protección UV (UPF), que ofrecen protección incluso cuando están mojadas.

La escala UPF es de 15 a 50+, cuanto mayor es el número, mayor es la protección contra los rayos UV. Siga todas las instrucciones de lavado cuidadosamente.

Compruebe si hay cambios en la piel

Una herramienta sencilla para evaluar una nueva lesión cutánea es recordar los ABCDE del melanoma.

Si nota alguno de los cambios que se enumeran a continuación hable con su proveedor de atención primaria (PCP), ya que estos indican una mayor probabilidad de cáncer.

  1. Asimetría: la lesión no se ve igual en ambos lados
  2. Bordes: bordes irregulares que no son lisos ni redondos.
  3. Color: tonos más oscuros o múltiples
  4. Diámetro: tamaño mayor que el borrador de un lápiz
  5. Evolución: la lesión está cambiando de alguna manera.

WYOMING, MICHIGAN- Mayo es el Mes de la Concientización sobre el Accidente Cerebrovascular (ACV), un momento apropiado para enfatizar la importancia de reconocer sus síntomas a más de un año en que la aparición del COVID-19 cobró protagonismo, dejando de lado enfermedades catastróficas de igual o más importancia.

 

Cuando el COVID-19 separó a las familias, significó menos oportunidades para que los seres queridos notaran los signos de un derrame cerebral. Y así, más personas fueron víctimas de una de las principales causas de muerte y discapacidad.

 

La pandemia contribuyó de varias maneras a que el año pasado en Estados Unidos se registrara un aumento en los accidentes cerebrovasculares fatales, según informó el Dr. Jeffrey Fletcher, especialista en atención neuro crítica, neurología y neurología vascular de Metro Health - University of Michigan Health.

 

Señala que a pesar de las complicaciones de COVID-19, el aspecto más importante del tratamiento del accidente cerebrovascular nunca ha cambiado.

 

“Cada segundo cuenta para limitar el riesgo de daño cerebral y muerte. Es fundamental reconocer los signos de un accidente cerebrovascular y llamar al 911 para llegar al hospital lo antes posible", dijo, "porque el tiempo aún es cerebro".

 

Por eso en mayo, Mes de la Concientización sobre el ACV, se convierte en el momento apropiado para enfatizar la importancia de reconocer los signos que se pueden memorizar con el acrónimo B.E. RÁPIDO.:

 

  • B-Balance (¿Tiene la persona problemas con el equilibrio?)
  • E-Eyes (¿Tiene la persona visión borrosa o doble?)
  • F-Face (¿La cara se ve desigual?)
  • A-Arm (¿Se debilita repentinamente un brazo o una pierna?)
  • S-Speech (¿Suena extraño el habla?)
  • T-Time (es hora de llamar al 911)

 

El accidente cerebrovascular sigue siendo una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos, aunque haya bajado el número a 4 solo por COVID-19.  Fletcher señaló que, incluso entre los supervivientes, el accidente cerebrovascular toma un enorme número de víctimas como la principal causa de discapacidad.

 

Agregó que los efectos devastadores del accidente cerebrovascular son otro argumento para vacunarse contra el COVID-19, ya que existe evidencia moderada de que el contraer COVID-19 aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares, y hay pruebas sólidas de que puede contribuir a resultados más graves.

 

"En términos de prevención de accidentes cerebrovasculares hay mucho que se puede hacer al limitar los factores de riesgo y llevar una vida saludable", dijo Fletcher. "Eso incluiría cosas que mitiguen la posibilidad de contraer COVID, como seguir las medidas de salud pública, incluida la inmunización".

 

Reconociendo las preocupaciones recientes sobre los coágulos de sangre muy raros entre las personas que recibieron vacunas, Fletcher dijo que "el riesgo de accidente cerebrovascular con COVID es 1.000 veces mayor".

 

A pesar de los desafíos de la pandemia, el Dr. Jeffrey Fletcher sigue siendo optimista sobre el futuro de la atención de los accidentes cerebrovasculares, ya que los avances tecnológicos significan que los médicos pueden tratar más accidentes cerebrovasculares que nunca.

 

Pero para que eso, los pacientes deben llegar lo antes posible a un centro integral de accidentes cerebrovasculares como el Metro Health - University of Michigan Health.

 

“Se vuelve a reconocer lo que B.E. RÁPIDO. significa ”, dijo. "Llamar al 911 puede marcar la diferencia entre la muerte, la discapacidad grave y la recuperación".

 

Para obtener más información sobre cómo reconocer los signos de un accidente cerebrovascular, además de los recursos para los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular y sus cuidadores, visite el sitio web Metro Health - University of Michigan Health.

WASHINGTON (AP) — El presidente Joe Biden puso una nueva meta de vacunación en la que se administrará al menos una dosis a 70% de los adultos estadounidenses para el 4 de julio, informó el martes la Casa Blanca.

Esta meta se fija cuando el gobierno toma medidas para facilitar que las personas se vacunen y que el país se acerque más a la normalidad. El objetivo incluye haber vacunado por completo a 160 millones de adultos para el Día de la Independencia.

A nivel nacional, la demanda de las vacunas ha disminuido considerablemente, por lo que algunos estados no piden más de la mitad de sus dosis. Biden pedirá a los estados que haya más dosis disponibles para personas que llegan sin cita y solicitará a muchas farmacias hacer lo mismo.

Hasta el momento, más de 56% de los adultos estadounidenses han recibido por lo menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19 y casi 105 millones de personas están vacunadas por completo.

Estados Unidos actualmente administra la primera dosis a un ritmo de aproximadamente 965.000 por día, la mitad que hace tres semanas, pero casi el doble de rápido de lo necesario para alcanzar la meta de Biden.

Por otro lado, el gobierno comenzará a modificar la distribución de vacunas, enviando las dosis de estados con menor demanda a aquellos que demuestran un mayor interés, dijo un funcionario el martes.

Hasta ahora la distribución era estrictamente por cantidad de población. La demanda de vacunas contra el coronavirus ha caído en el país, pero sobre todo en algunos estados, que rechazan en todo o en parte sus asignaciones semanales. El gobierno federal enviará algunas de esas dosis a zonas de mayor demanda a fin de acelerar la campaña de vacunación en ellas.

El gobierno dice que cuando los estados rechacen las dosis asignadas, el exceso irá a los estados que aún aguardan dosis para satisfacer la demanda. Ésos podrán disponer de las vacunas cuando aumente la demanda, lo que constituye una prioridad clave del gobierno de Biden.

La Casa Blanca informó a los gobernadores de esta disposición el martes por la mañana. El diario Washington Post fue el primero que informó sobre la nueva distribución.

Esta semana, Iowa rechazó casi el 75% de las dosis de las que disponía el estado porque la demanda sigue siendo baja.

Los estados individuales han realizado modificaciones similares en la distribución interna de acuerdo con los cambios en la demanda. La semana pasada, el estado de Washington modificó la manera de distribuir las vacunas a los condados. Previamente lo hacía en proporción a las poblaciones, pero el gobernador Jay Insleee dijo el jueves que en lo sucesivo se basarían en los pedidos de las autoridades de salud.

El funcionario que confirmó la decisión sobre la distribución habló bajo la condición de anonimato al anticiparse a la publicación oficial.

NUEVA YORK (AP) — Equipos de expertos pronostican que la incidencia del COVID-19 caerá bruscamente para fines de julio en Estados Unidos, de acuerdo con investigaciones publicadas por el gobierno el miércoles.

Pero también advierten que puede haber un “aumento considerable” de hospitalizaciones y muertes si personas no vacunadas no aplican precauciones elementales como el usar la mascarilla y mantener la distancia social.

El documento de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) incluye proyecciones de seis grupos de investigación encargados de pronosticar el curso de la epidemia en Estados Unidos desde ahora hasta septiembre bajo distintas hipótesis, según el desarrollo de la campaña de vacunación y la conducta de la gente.

En general, las noticias son buenas. Incluso en hipótesis con tasas bajas de vacunación, se prevé que los casos de COVID-19, las hospitalizaciones y las muertes disminuirán drásticamente para fines de julio y seguirán cayendo después.

Los CDC reportan un promedio de 350.000 casos nuevos por semana, con 35.000 hospitalizaciones y más de 4.000 muertes.

Según la hipótesis más optimista, para fines de julio habría en todo el país menos de 50.000 casos semanales, menos de 1.000 hospitalizaciones y entre 200 y 300 muertes.

Las proyecciones se corresponden con lo que esperaban muchos estadounidenses.

Las muertes, hospitalizaciones y casos nuevos vienen cayendo desde enero, y muchos estados y ciudades ya están mitigando o levantando las restricciones sobre restaurantes, bares, teatros y otros negocios, y hablan de regresar a cierta forma de normalidad para mediados de año.

El presidente Joe Biden fijó el martes la meta de vacunar al 70% de los adultos para el 4 de julio, Día de la Independencia. De cumplirse la meta, ésta sería acorde con las hipótesis más optimistas, dijo uno de los autores del estudio, el biólogo de los CDC, Michael Johansson.

Bajo hipótesis más pesimistas, con vacunaciones por debajo de lo previsto y la mitigación del uso de cubrebocas y la distancia social, los casos semanales disminuirían, pero se mantendrían en los cientos de miles, con decenas de miles de hospitalizaciones y miles de muertes.

WASHINGTON (AP) — Estados Unidos comenzará a compartir toda su línea de vacunas de AstraZeneca contra el coronavirus una vez que ésta supere las revisiones federales de inocuidad, dijo la Casa Blanca a The Associated Press el lunes.

Se espera que hasta 60 millones de dosis estén disponibles para su exportación en los próximos meses.

La medida amplía enormemente la decisión de la administración de Joe Biden el mes pasado de compartir unas 4 millones de dosis de la vacuna con México y Canadá. La vacuna de AstraZeneca se usa ampliamente en todo el mundo, pero aún no está autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

El fin de semana, los reguladores estadounidenses autorizaron reanudar el uso de la inyección de Johnson & Johnson, que es de una sola dosis.

Estados Unidos ha enfrentado una presión creciente en las últimas semanas para que comparta más de su suministro de vacunas con el mundo, en un momento en que países como la India enfrenta incrementos devastadores de contagios y otros batallan para tener acceso a las dosis necesarias para proteger a su población más vulnerable.

“Dado el portafolio fuerte de vacunas que Estados Unidos tiene de antemano y que ha sido autorizado por la FDA, y dado que el uso de la vacuna de AstraZeneca no está autorizado en Estados Unidos, no necesitamos usar la vacuna de AstraZeneca aquí durante los meses próximos”, dijo el coordinador de la lucha contra el COVID-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients. “Por ello, Estados Unidos esta analizando las opciones para compartir las dosis de AstraZeneca con otros países una vez que éstas se encuentren disponibles”.

Más de 3 millones de personas en todo el mundo han muerto debido al COVID-19 desde el inicio de la pandemia, incluyendo más de 572.000 en Estados Unidos. El gobierno estadounidense ha vacunado a más del 53% de su población adulta con al menos una dosis de sus tres vacunas autorizadas —de Pfizer, Moderna y J&J— y se espera que para inicios del verano cuente con suministros suficientes para toda su población.

Aproximadamente 10 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca ya fueron producidas pero aún deben aprobar la revisión de la FDA para “cumplir con las expectativas de calidad del producto”, explicó Zients, quien señaló que el regulador de Estados Unidos es reconocido como la “referencia” de seguridad en todo el mundo. Ese proceso podría ser completado en las próximas semanas. Cerca de 50 millones de dosis se encuentran en varias etapas de producción y podrían estar disponibles para su envío en mayo y junio, en espera de la autorización de la FDA.

Estados Unidos aún debe determinar a dónde enviaría las dosis de AstraZeneca, dijo Zients. Los países vecinos, México y Canadá, han pedido al gobierno de Biden que comparta más dosis, y docenas de otros países buscan tener acceso al suministro de la vacuna.

Las dosis de AstraZeneca serán donadas por el gobierno estadounidense, que tiene un contrato con la compañía para un total de 300 millones de dosis, si bien la compañía ha enfrentado problemas de su producción.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Entrevista con Ana José, de la Cámara Hispana de Ciomercio del Oeste de Michigan.

FOTO NOTICIAS