ULTIMAS NOTICIAS

WYOMING, MICHIGAN- Mayo es el Mes de la Concientización sobre el Accidente Cerebrovascular (ACV), un momento apropiado para enfatizar la importancia de reconocer sus síntomas a más de un año en que la aparición del COVID-19 cobró protagonismo, dejando de lado enfermedades catastróficas de igual o más importancia.

 

Cuando el COVID-19 separó a las familias, significó menos oportunidades para que los seres queridos notaran los signos de un derrame cerebral. Y así, más personas fueron víctimas de una de las principales causas de muerte y discapacidad.

 

La pandemia contribuyó de varias maneras a que el año pasado en Estados Unidos se registrara un aumento en los accidentes cerebrovasculares fatales, según informó el Dr. Jeffrey Fletcher, especialista en atención neuro crítica, neurología y neurología vascular de Metro Health - University of Michigan Health.

 

Señala que a pesar de las complicaciones de COVID-19, el aspecto más importante del tratamiento del accidente cerebrovascular nunca ha cambiado.

 

“Cada segundo cuenta para limitar el riesgo de daño cerebral y muerte. Es fundamental reconocer los signos de un accidente cerebrovascular y llamar al 911 para llegar al hospital lo antes posible", dijo, "porque el tiempo aún es cerebro".

 

Por eso en mayo, Mes de la Concientización sobre el ACV, se convierte en el momento apropiado para enfatizar la importancia de reconocer los signos que se pueden memorizar con el acrónimo B.E. RÁPIDO.:

 

  • B-Balance (¿Tiene la persona problemas con el equilibrio?)
  • E-Eyes (¿Tiene la persona visión borrosa o doble?)
  • F-Face (¿La cara se ve desigual?)
  • A-Arm (¿Se debilita repentinamente un brazo o una pierna?)
  • S-Speech (¿Suena extraño el habla?)
  • T-Time (es hora de llamar al 911)

 

El accidente cerebrovascular sigue siendo una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos, aunque haya bajado el número a 4 solo por COVID-19.  Fletcher señaló que, incluso entre los supervivientes, el accidente cerebrovascular toma un enorme número de víctimas como la principal causa de discapacidad.

 

Agregó que los efectos devastadores del accidente cerebrovascular son otro argumento para vacunarse contra el COVID-19, ya que existe evidencia moderada de que el contraer COVID-19 aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares, y hay pruebas sólidas de que puede contribuir a resultados más graves.

 

"En términos de prevención de accidentes cerebrovasculares hay mucho que se puede hacer al limitar los factores de riesgo y llevar una vida saludable", dijo Fletcher. "Eso incluiría cosas que mitiguen la posibilidad de contraer COVID, como seguir las medidas de salud pública, incluida la inmunización".

 

Reconociendo las preocupaciones recientes sobre los coágulos de sangre muy raros entre las personas que recibieron vacunas, Fletcher dijo que "el riesgo de accidente cerebrovascular con COVID es 1.000 veces mayor".

 

A pesar de los desafíos de la pandemia, el Dr. Jeffrey Fletcher sigue siendo optimista sobre el futuro de la atención de los accidentes cerebrovasculares, ya que los avances tecnológicos significan que los médicos pueden tratar más accidentes cerebrovasculares que nunca.

 

Pero para que eso, los pacientes deben llegar lo antes posible a un centro integral de accidentes cerebrovasculares como el Metro Health - University of Michigan Health.

 

“Se vuelve a reconocer lo que B.E. RÁPIDO. significa ”, dijo. "Llamar al 911 puede marcar la diferencia entre la muerte, la discapacidad grave y la recuperación".

 

Para obtener más información sobre cómo reconocer los signos de un accidente cerebrovascular, además de los recursos para los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular y sus cuidadores, visite el sitio web Metro Health - University of Michigan Health.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Entrevista con Ana José, de la Cámara Hispana de Ciomercio del Oeste de Michigan.

FOTO NOTICIAS