ULTIMAS NOTICIAS

GRAND RAPIDS, MICHIGAN- Los Funcionarios Administrativos de Salud de dos departamentos de salud de condados locales se asociaron para emitir “Órdenes de Salud Pública” sobre la prevención del COVID-19 en entornos educativos. Las órdenes, que son idénticas para ambos condados pero se emitieron en forma separada por jurisdicción, detallan los requisitos de aislamiento, cuarentena e informe para todas las instituciones educativas en los Condados de Kent y Ottawa. La orden entra en vigencia el 6 de agosto y vence cuando sea rescindida por el departamento de salud respectivo.

Las órdenes de salud pública, que se basan en los hechos más recientes sobre el virus, protegen a los individuos vulnerables y a las personas que aún no se vacunaron, reducen la transmisión del COVID-19 en las escuelas y minimizan las interrupciones del aprendizaje presencial.

Los puntos más destacados de las órdenes incluyen:

  • Todas las personas identificadas como casos de COVID-19 confirmados o probables

    deben aislarse por al menos 10 días, según lo describen los Centros para el Control y la

    Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC).

  • Los contactos cercanos del grupo familiar de casos de COVID-19 confirmados o

    probables deben hacer cuarentena tal como lo describen los CDC.

  • Todas las personas en entornos educativos que hayan estado en contacto cercano con

    un caso de COVID-19 implicado en un brote deben hacer cuarentena según lo describen los CDC.

Las órdenes también exigen que las escuelas detallen y publiquen la Estrategia de Prevención de COVID-19 de la escuela para el año lectivo 2021-2022. Las escuelas también deben notificar a la comunidad escolar y a sus respectivos departamentos de salud pública sobre cualquier cambio posterior a la estrategia de prevención de la escuela.

Los departamentos de salud también recomiendan encarecidamente que las escuelas cumplan con las pautas para las escuelas del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan (Michigan Department of Health and Human Services) así como también con las pautas de los CDC que se pueden encontrar en CDC.gov.

Los funcionarios de salud pública seguirán supervisando la situación y darán una respuesta acorde para proteger mejor a sus comunidades.

La Orden de Salud Pública del Departamento de Salud del Condado de Kent se puede encontrar en accesskent.com, la Orden del Departamento de Salud Pública del Condado de Ottawa se puede encontrar en miottawa.org.

INDIANAPOLIS (AP) — La inminencia del nuevo semestre está obligando a las universidades de Estados Unidos a decidir qué medidas pueden tomar para proteger a sus campus del COVID-19, entre la doble presión legal y política y de aumento de las tasas de contagio.

Cientos de instituciones de educación superior han avisado a sus estudiantes que deben estar plenamente vacunados contra el virus antes del comienzo de las clases.

La Universidad Estatal de California (CSU), la academia pública más grande del país,se sumó a la lista la semana pasada junto con la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Michigan. Sus anuncios sobre los peligros de la contagiosa variante delta coincidieron con la nueva guía de los Centros de Control y Protección de Enfermedades (CDC) para el uso de mascarillas, basada en nuevas investigaciones del contagio.

El rector de CSU, Joseph I. Castro, dijo que los brotes de la variante constituyen un “factor nuevo y alarmante que debemos tomar en cuenta al proteger la salud y bienestar de estudiantes, empleados y visitantes”.

Pero son muchas más las universidades que se abstienen de emitir órdenes de vacunación, reflejo de las limitaciones que enfrentan las autoridades académicas al adoptar requisitos de seguridad para las clases presenciales.

Muchos estados gobernados por los republicanos han prohibido las órdenes de vacunación o presionado a las autoridades académicas para que limiten las medidas contra el virus incluso entre los estudiantes que viven en residencias atestadas. Los adversarios de las medidas dicen que violan la libertad personal.

Algunas universidades han esquivado las prohibiciones mediante ofertas tentadoras tales como loterías de matriculación gratuita y computadoras, en el intento de elevar la tasa de vacunación de los estudiantes a 80% o más.

Y unas pocas han aprobado medidas contrarias a las disposiciones de sus gobiernos estatales republicanos: Nova Southeastern de Florida obliga a sus empleados y Wesleyan de Nebraska a sus 2.000 estudiantes a vacunarse.

Las universidades privadas tienen un margen de libertad de acción mayor en lo que hace a las normas sobre el coronavirus, según los expertos. Academias privadas prestigiosas como Harvard, Yale, Notre Dame, Northwestern, Duke y Stanford requieren que sus estudiantes reciban la vacuna.

La profesora Dorit Rubinstein Reiss especialista en derecho de vacunación de la facultad de derecho de la Universidad de California, dice que la zona gris más extensa es si las universidades pueden requerir obligatoriamente la vacuna durante un estado de emergencia federal.

Los tribunales probablemente permitirán a las autoridades universitarias tomar medidas para proteger la salud de los estudiantes, pero muchas instituciones no pueden evadir la realidad de que los estados prohíben requerir el uso de la mascarilla.

“En el caso de una universidad estatal, es probable que la oposición a la posición política vigente dure poco tiempo”, dijo Reiss.

Los gobiernos y empresas de Estados Unidos se apresuran a cambiar de dirección luego de que una nueva recomendación federal pide que se vuelva a imponer el uso de mascarillas en focos de contagio del virus durante un drástico aumento de casos y hospitalizaciones de COVID-19 a nivel nacional.

Nevada y Kansas City están entre las ubicaciones que rápidamente volvieron a reimponer la orden de uso de mascarillas en espacios cerrados tras el anuncio del martes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Las recomendaciones también piden que todas las escuelas exijan que estudiantes, maestros y visitantes usen mascarillas, y distritos en todo el país intentan seguir las reglas.

En un puñado de estados dirigidos por republicanos, los legisladores prohibieron por ley que las escuelas exigieran el uso de mascarillas. El gobernador de Carolina del Sur dijo que el estado no revertiría su restricción de uso de mascarilla, pero los líderes de Arkansas sopesan si reconsideran una ley de abril que prohíbe que entidades gubernamentales locales y estatales exijan el uso de mascarillas.

El gobernador republicano Asa Hutchinson se enfrenta a cada vez más peticiones de levantar la prohibición, al menos en las escuelas, conforme aumentan los casos y hospitalizaciones en el estado.

Mientras tanto, Ford Motor Co. dijo que volvería a imponer los protocolos de mascarillas faciales para todos los empleados y visitantes en las instalaciones de Missouri y Florida.

Missouri y Florida están entre los estados más afectados durante el aumento de verano en el cual Estados Unidos ya promedia más de 60.000 nuevos casos al día, impulsados por la muy contagiosa variante delta que se propaga entre poblaciones no vacunadas.

En Springfield, Missouri, un hospital amplió su cupo en la morgue conforme la tasa de muertes comenzó a aumentar. Steve Edwards, director general de CoxHealth, dijo el martes en conferencia de prensa que su empresa instaló equipo de refrigeración temporal porque 75 pacientes murieron este mes — 19 sólo desde el viernes — en el hospital Springfield y otros hospitales del sistema en la región.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, dijo el miércoles que su agencia actualizó la recomendación debido a nuevos datos que indican que, en casos inusuales, las personas vacunadas pueden pasar el virus.

“Sé que no es un mensaje que Estados Unidos quiere escuchar”, le dijo a CNN. “Con variantes previas, cuando las personas tenían estas inusuales infecciones posvacuna, no veíamos en ellas la capacidad de propagar el virus a otras, pero con la variante delta, ahora vemos que en realidad pueden trasmitirlo a otros”.

Walensky enfatizó que las vacunas contra el COVID-19 funcionan para evitar mayores niveles de hospitalización y muerte.

Grand Rapids, Michigan - Con un acuerdo de operación conjunta finalizado el pasado miércoles 21 de julio, la Red Cardiovascular de West Michigan marcó el comienzo de una nueva era de colaboración, innovación, experiencia y elección para los pacientes de toda la región. 

Los socios de la red han seleccionado un liderazgo clave para avanzar en sus planes, que incluyen expandir la disponibilidad de cirugía a corazón abierto en el mercado de Grand Rapids, agregando opciones al centro de la población más grande del estado actualmente, con un solo programa de corazón abierto.

La red reúne a Metro Health - University of Michigan Health (que se convertirá en University of Michigan Health-West), Mercy Health Saint Mary's y Mercy Health Muskegon. También utilizará la experiencia clínica del Centro Cardiovascular Frankel de la Universidad de Michigan Health, uno de los centros de cardiología y cirugía cardíaca mejor calificados del país, y el programa número uno en el estado. 

El director ejecutivo inaugural de la red será el Dr. Himanshu J. Patel, cirujano cardíaco de la U-M, profesor colegiado de cirugía cardíaca Joe D. Morris y jefe de sección de cirugía cardíaca para adultos en el Frankel Cardiovascular Center.  

La directora administrativa será Kristine Todd, directora de servicios clínicos para servicios vasculares y cardíacos en Mercy Health Saint Mary's. La red también anunció el nombramiento de dos directores médicos asociados: el Dr. Matthew Sevensma de Metro Health - University of Michigan Health, y el Dr. Eugene Chung de Michigan Medicine. 

Patel dijo que la red se basa en una sólida historia de colaboración cardiovascular que cada uno de los socios ha establecido con University of Michigan Health. 

“Esta iniciativa se basa en el objetivo general de cada socio de brindar no solo atención de la más alta calidad, sino también opciones para los pacientes que atendemos en el oeste de Michigan”, dijo Patel.  

"Para lograr este objetivo, para la parte de más rápido crecimiento de nuestro estado, también aprovecharemos la rica experiencia que ya está presente en el Centro Cardiovascular Frankel de Salud de la Universidad de Michigan". Agregó. 

El Dr. Peter Hahn, director ejecutivo de Metro Health - University of Michigan Health, dijo que la red se prevé como el programa líder de la región para servicios de corazón abierto, corazón estructural y electrofisiología avanzada. 

“Esto mostrará lo que es posible a través de una colaboración regional innovadora, trabajando en conjunto con uno de los programas cardíacos mejor clasificados de la nación, University of Michigan Health”, dijo Hahn. 

“El programa integral para el corazón de Mercy Health brinda atención centrada en el paciente y resultados de la más alta calidad”, dijo Matthew Biersack, MD, presidente interino y director médico de Mercy Health Saint Mary's. 

 “Los pacientes tendrán una experiencia perfecta, sin importar la geografía. En cualquier lugar donde los pacientes busquen atención, tendrán acceso a la experiencia más adecuada y avanzada en toda la red". 

De su lado Gary Allore, presidente de Mercy Health Muskegon manifestó que “Estamos orgullosos de contribuir al enfoque regional de la red con servicios vasculares y cardíacos de alta calidad y centrados en el paciente”.

"Nuestro programa de corazón abierto en Muskegon ya ha tenido una gran asociación con Michigan Medicine, por lo que estamos felices de promover esta colaboración en la comunidad de Grand Rapids". Indicó.

 

Ajustes para su ejecución 

Los médicos consultarán sobre los casos en un enfoque colaborativo. Esto es similar a las juntas de tumores establecidas por Cancer Network of West Michigan, que los mismos socios establecieron el año pasado para brindar un acceso regional más amplio a un diagnóstico, tratamiento y apoyo avanzados, completos y de última generación. 

Se están realizando trabajos en el campus del Metro Health Hospital en Wyoming para acomodar los servicios avanzados, como la cirugía de derivación de arterias coronarias, la reparación o reemplazo de válvulas cardíacas y la reparación de defectos congénitos, que proporcionará la red. 

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan a principios de este año emitió un certificado de necesidad que autoriza los procedimientos a corazón abierto en el sitio de Wyoming. Las fases posteriores de los planes de la red requieren una instalación dedicada. 

Todos los proveedores y el personal del hospital seguirán siendo empleados de sus respectivos sistemas de salud y no se producirán reducciones de personal como resultado de este acuerdo.

 

WASHINGTON (AP) — La Casa Blanca está evaluando seriamente la posibilidad de exigir a los empleados federales que demuestren que se han vacunado contra el coronavirus o que se sometan a pruebas periódicas y usen mascarilla, un cambio potencialmente importante en la política que refleja la creciente preocupación por la propagación de la variante delta, que es más infecciosa.

La posible obligación de vacunación para los empleados federales -independientemente de la tasa de transmisión en su zona- es una de las opciones que está estudiando el gobierno de Biden, según una persona familiarizada con los planes que habló bajo condición de anonimato para comentar las deliberaciones que aún no se han hecho públicas. Se espera que la Casa Blanca anuncie su decisión final tras completar una revisión de la política esta semana.

Según un análisis de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, en 2020 había más de 4,2 millones de trabajadores federales en todo el país, incluidos los militares.

El presidente Joe Biden manifestó el martes que se está “considerando” que la vacunación contra el COVID-19 sea obligatoria para los trabajadores federales, pero no ofreció más detalles en momentos en los que la variante delta se propaga a lo largo y ancho de Estados Unidos y una cantidad significativa de estadounidenses sigue reacia a vacunarse.

Luego de un discurso en la oficina del Director Nacional de Inteligencia, Biden afirmó que su gobierno estaba considerando la posibilidad en respuesta a la pregunta de un reportero.

Mientras tanto, el Departamento de Asuntos de Veteranos se convirtió en la víspera en la primera agencia federal que hizo obligatoria la vacunación contra el COVID-19 para sus trabajadores de salud.

Horas antes el martes, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dejó abierta la posibilidad de que más agencias implementen requerimientos similares, señalando que el gobierno seguiría “buscando formas de proteger a nuestros trabajadores y salvar más vidas”.

El martes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dieron marcha atrás en sus directrices que relajaron el uso de mascarillas y afirmaron que todos los estadounidenses que vivan en zonas con tasas de transmisión de coronavirus considerables o elevadas deben usar cubrebocas en interiores, independientemente de su estado de vacunación.

Y así, las mascarillas volvieron a la Casa Blanca.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Entrevistas más allá de las noticias: Impuestos 2022

 

 

Andrés Abreu conversa con Irma Treviño, de la oficina federal de impuestos sobre la renta IRS (Internal Ravenue Service) para hablar sobre las declaraciones de impuestos del 2021.

FOTO NOTICIAS