ULTIMAS NOTICIAS

Biden, una amenaza mundial

 

“Putín es un asesino”, con esta declaración comenzó Joe Biden la política exterior de su administración.  Lo dijo pocas semanas después de asumir la Casa Blanca, y desde entonces, el Pentágono inició una escalada militar en el Mar Negro, que baña las costas rusas en la frontera con Ucrania, alertando las avispas eslavas y trayendo como lectura retroactiva los agrios y tensos momentos de la Guerra Fría.

Contrario a lo que prometió en su campaña, Biden no eliminó las 43 nuevas sanciones contra Cuba que impuso Donald Trump para complacer a sus votantes y aliados de la Florida.  Hizo lo mismo con Venezuela y con Nicaragua, lo cual explica a buen entendedor en pocas palabras, por dónde va el asunto.

La OTAN, es una organización militar creada por Estados Unidos y sus aliados de Europa después de la Segunda Guerra Mundial para frenar el avance de la Unión Soviética en el viejo continente.  Bajo ese acuerdo, Estados Unidos estableció bases militares en puntos estratégicos para atacar a Moscú en caso de una confrontación o tercera guerra mundial.

En 1962, el entonces premier soviético Nikita Krushchev, aprovechando la amenaza que sufría la revolución cubana de parte de Estados Unidos, negoció con Fidel Castro para instalar misiles en la isla, con el supuesto propósito de defenderla de un ataque norteamericano.  Pero el fin era otro. Krushchev quería forzar a Estados Unidos a retirar sus misiles en Polonia que apuntaban a Moscú.  El mundo estuvo a punto de una tercera guerra mundial. Todo acabó cuando John F. Kennedy aceptó eliminar los misiles de Polonia y no invadir a Cuba, y Krushchev retiró los misiles de la isla caribeña.

Después de la desintegración de URSS, varias exrepúblicas soviéticas se independizaron manteniendo su alianza con Moscú, pero otras como Ucrania, se alejaron de la línea socialista.  Ejemplos de las primeras son Bielorrusia y Kazarkistán.

Estados Unidos a través de la OTAN, ha tratado de mantener en jaque a Rusia mediante la conquista de los ex-aliados socialistas.  Pero no de manera agresiva debido a los acuerdos a los que arribaron en los años 90 las administraciones de Bill Clinton de Estados Unidos, y Boris Yensin de Rusia.

El gobierno de Biden, parece querer despertar ahora la Guerra Fría en sus peores momentos, los de los 60.  Desatando campañas medianticas para justificar agresiones militares y provocando conflictos internos en las naciones que considera del bando contrario.

Está intentando unir a Ucrania a la OTAN, con lo cual le pondrían a Moscú al enemigo en la puerta.  Está movilizando tropas en la frontera con Rusia, y como Rusia en respuesta movilizó tropas en su frontera con Ucrania, comenzaron a regar la historia de que Rusia estaría planeando invadir a su antigua república.

Ahora, pretende traer el conflicto hacia la América Latica para crear las condiciones que justificarían una eventual invasión a Cuba o Venezuela, o al menos, hacer pensar a los norteamericanos que el conflicto con Rusia es justificado.  Los medios europeos le preguntaron a un funcionario ruso que si la potencia eslava contemplaría la colocación de misiles en Cuba o Venezuela.  Como el funcionario dijo que nada es descartable, (respuesta que no tiene mucho sentido), se ha desplegado la noticia de que podría repetirse la crisis de los misiles de los 60 en el 2022.

Ni Cuba ni Venezuela morderían ese anzuelo, pero para los fines bélicos de la administración Biden, la Casa Blanca lo está tomando en serio.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1287

 

Andrés Abreu y Edith Reyes hablan sobre la edición 1287 (20 de mayo de 2022) de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS