ULTIMAS NOTICIAS

WASHINGTON (AP) — Estados Unidos aprobó el lunes la vacuna contra COVID-19 de Pfizer, un hito que puede ayudar a aumentar la confianza del público en las inyecciones.

La vacuna fabricada por Pfizer y su socio BioNTech ahora cuenta con el respaldo más fuerte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Ya se han administrado más de 200 millones de dosis de Pfizer en el país y cientos de millones más en todo el mundo, desde que comenzó el uso de emergencia en diciembre.

“El público puede estar muy seguro de que esta vacuna cumple con los altos estándares de inocuidad, eficacia y calidad de fabricación que la FDA exige de un producto aprobado”, dijo la comisionada en funciones de dicha agencia, Janet Woodcock. “El hito de hoy nos acerca un paso más a alterar el curso de esta pandemia en Estados Unidos”.

Estados Unidos es el primer país en aprobar completamente la vacuna, según Pfizer. El director general Albert Bourla dijo en un comunicado que esperaba que la decisión “ayude a aumentar la confianza en nuestra vacuna, ya que la vacunación sigue siendo la mejor herramienta que tenemos para ayudar a proteger vidas. ”

La acción de la FDA también puede impulsar más mandatos de vacunas por parte de empresas, universidades y gobiernos locales. Este mes, la ciudad de Nueva York, Nueva Orleans y San Francisco impusieron requisitos de prueba de vacunación en restaurantes, bares y otros lugares cerrados. A nivel federal, el presidente Joe Biden exige que los trabajadores del gobierno firmen formularios que certifiquen que han sido vacunados o que se sometan a pruebas periódicas y otros requisitos.

La FDA, al igual que los reguladores en Europa y gran parte del mundo, inicialmente permitió el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer basándose en un estudio que siguió a 44,000 personas de 16 años o más durante al menos dos meses, el período en el que suelen aparecer efectos secundarios graves.

Justo cuando Estados Unidos está reabriendo las puertas de sus escuelas, las camas de hospital se están llenando de niños en números récord en lugar de las aulas, debido a una oleada de enfermos con COVID-19.

El repunte de casos de coronavirus está causando más ansiedad y enfrentando a los padres de familia, administradores y políticos en todo Estados Unidos, especialmente en estados como Florida y Texas, donde los gobernadores republicanos han prohibido que las escuelas obliguen a los jóvenes a usar mascarilla. Los científicos aún tienen que determinar si la variante delta, que es altamente contagiosa, causa una enfermedad más grave a las personas o si los niños son más vulnerables a ella.

El niño Francisco Rosales fue ingresado en el Centro Médico Infantil de Dallas con COVID-19, pasando problemas para respirar, niveles de oxígeno peligrosamente bajos y un resultado incierto. Se suponía que un día antes debía comenzar sus clases de cuarto grado de primaria.

Su madre, Yessica González, nunca pensó que eso le fuera a suceder a Francisco, un niño normalmente sano e inquieto. De 9 años, era demasiado pequeño para vacunarse. La mayoría de la familia sí se vacunó. Su madre había escuchado que los niños rara vez se enfermaban de coronavirus.

Pero con la variante delta avanzando por todo el país, los niños están llenando las camas de las unidades de cuidado intensivo de los hospitales en cantidades récord, incluso más que en el punto álgido de la pandemia.

Muchos son demasiado jóvenes para recibir alguna de las vacunas, que sólo están disponibles para los mayores de 12 años.

Con millones de niños regresando este mes a las aulas, los expertos dicen que lo que está en juego es indudablemente alto.

Aunque las tasas de hospitalización pediátrica por COVID-19 son más bajas que las de los adultos, han aumentado en las últimas semanas, al alcanzar 0,41 por cada 100.000 niños de 0 a 17 años, en comparación con 0,31 por cada 100.000, el máximo anterior que se alcanzó a mediados de enero, según un informe del 13 de agosto por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés).

Las tasas de infección muy altas “realmente están haciendo que nuestros hospitales infantiles se sientan abrumados”, dijo el doctor Buddy Creech, un especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt que ayuda a liderar la investigación sobre la vacuna de Moderna para niños menores de 12 años. Creech dijo que probablemente esas inyecciones no estén disponibles durante varios meses.

“Estoy realmente preocupada”, dijo la doctora Sonja Rasmussen, pediatra y experta en salud pública de la Universidad de Florida. “Es muy decepcionante ver que esos números vuelven a subir”.

WASHINGTON (AP) — El Departamento de Salud de Estados Unidos va a requerir que los empleados que cuiden o provean servicios a pacientes se vacunen contra el coronavirus, anunciaron funcionarios el jueves.

La orden del secretario de Salud, Xavier Becerra, afecta a más de 25.000 trabajadores médicos, contratistas, científicos, voluntarios y empleados en entrenamientos con los servicios federales de salud. Es aplicable a todos los empleados que interactúan regularmente con pacientes o cuyo trabajo pudiera poner a trabajadores en contacto con pacientes.

“Requerir que nuestra fuerza laboral se vacune protegerá a nuestros trabajadores federales, además de los pacientes y las personas a quienes atienden”, dijo Becerra en una declaración.

Desde el Pentágono hasta el Departamento de Asuntos de Veteranos militares y el estado de California, y desde Google hasta United Airlines, agencias del gobierno y grandes compañías están requiriendo que sus empleados se vacunen, en momentos en que la agresiva variante delta del coronavirus se disemina por el país, causando temores de que la pandemia lastre de nuevo la recuperación económica.

El Departamento de Salud tiene más de 80.000 empleados. Aquellos no cubiertos por la orden de Becerra quedarían bajo un reciente cambio de política por el presidente Joe Biden que requiere que los trabajadores y contratistas federales demuestren su estatus de vacunación e impone pruebas regulares del COVID-19 y ciertas restricciones a los no vacunados, aunque no ordena directamente vacunaciones.

Aunque las vacunaciones son casi universales entre los médicos, no se puede decir lo mismo de otras personas que trabajan en el área de la salud.

GRAND RAPIDS, MICHIGAN (KCHD) - Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han elevado el nivel de infección por COVID-19 a "alto" de "sustancial" para el condado de Kent. Los CDC recomiendan que todas las personas en áreas con una designación de riesgo de "sustancial" o "alto" usen una mascarilla en lugares públicos cerrados, independientemente del estado de vacunación. 

El CDC define la transmisión 'alta' como más de 100 casos por cada 100,000 personas, o una tasa de positividad del 10 por ciento o más en los últimos siete días, desde el 17 de agosto. El condado de Kent actualmente tiene una tasa de positividad de siete días del 8.4 por ciento y el promedio de siete días para los casos nuevos es de 103 por 100.000. 

Debido a la clasificación de riesgo actual y la tasa de positividad, una moratoria de desalojo de los CDC ahora cubre el condado de Kent. Los inquilinos en condados con transmisión alta o sustancial que cumplen con los requisitos de ingresos, enfrentan una pérdida de ingresos, están tratando de pagar el alquiler y envían un formulario de declaración al propietario, están cubiertos por la moratoria hasta el 3 de octubre de 2021. 

Es importante recordar que la vacuna COVID-19 no puede prevenir el 100 por ciento de las infecciones, pero previene la mayoría de ellas. Además, las infecciones entre las personas vacunadas son menos graves que las que no han sido vacunadas. 

"Las vacunas siguen siendo nuestra mejor herramienta para poner fin a esta pandemia, por lo que seguimos instando a todos a vacunarse lo antes posible", dijo el Dr. Adam London, director del Departamento de Salud del condado de Kent. "Con la variante delta extendiéndose rápidamente por toda nuestra comunidad, debemos permanecer alerta y tomar medidas adicionales para proteger a nuestros amigos, familiares y vecinos".

Los CDC y el Departamento de Salud del Condado de Kent recomiendan la siguiente guía para reducir la propagación de COVID-19 en nuestra comunidad.

  • Vacúnese - obtenga más información aquí
  • Use una máscara o una cubierta facial en todos los entornos públicos cerrados, independientemente del estado de vacunación
  • Practique una buena higiene de lavarse las manos
  • Evite las grandes multitudes y mantenga la distancia social de las personas fuera de su hogar
  • Hágase la prueba si tiene síntomas o cree que pudo haber estado expuesto a alguien con COVID-19

 

¿Afecta la vacuna contra el COVID-19 a mis posibilidades de embarazo?

No, no hay evidencia de que ninguna vacuna, incluyendo las del coronavirus, influya en las posibilidades de quedar embarazada a pesar del mito que sugiere lo contrario.

Expertos médicos dicen que no hay ninguna razón biológica para que las inyecciones afecten a la fertilidad. Y pruebas en el mundo real ofrecen más garantías a cualquiera preocupada por sus posibilidades de concebir: en un estudio de Pfizer, una cifra similar de mujeres se quedaron embarazadas en el grupo que recibió la vacuna y en el del placebo.

Los investigadores están comenzando a estudiar reportes anecdóticos de cambios a corto plazo en la menstruación tras vacunarse, pero por el momento nada indica que el fármaco afecte a la fertilidad, dijo la doctora Mary Jane Minkin, ginecóloga y profesora en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y grupos de obstetras también recomiendan la vacuna contra el COVID-19 en personas embarazadas, que tienen un riesgo más elevado de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad si se contagian de coronavirus. Los estudios muestran que es más probable que quienes están en esta situación acaben ingresadas en cuidados intensivos, reciban ventilación invasiva y fallezcan que quienes no lo están.

Los CDC también siguieron a decenas de miles de mujeres embarazadas que se inmunizaron y hallaron que sus embarazos tenían resultados comprables a los de mujeres embarazadas antes de la pandemia.

Así que si está pensando en tener un hijo, intenta concebir o bajo tratamientos de fertilidad, no debería demorar la vacunación, apuntó la doctora Denise Jamieson, presidenta del departamento de ginecología y obstetricia de la Escuela de Medicina del la Universidad de Emory.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1287

 

Andrés Abreu y Edith Reyes hablan sobre la edición 1287 (20 de mayo de 2022) de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS